Ideas sobre las tetas

February 12, 2017

 

 

Aiwa (2009) es sin duda una novela ficcional de lo mas bizziana, que encarna como pelo de axila depilada con gillette, una extrañeza incomoda y satisfactoria. 


La hipótesis de la novela sugiere rareza: les empiezan a salir tetas a los hombres que habitan una aldea en la montaña; quienes, por esto, se sienten avergonzados, se esconden y se autofajan con vendas hasta encorvar sus espaldas para que las tetas no generen un abultamiento en la tela de sus camisas. Con el tiempo, los personajes de Sergio Bizzio se acostumbran, se vuelven pares –ellos y sus tetas- de igual a igual, de hombre a hombre, de teta a teta, hasta en el intercambio sexual con sus parejas que también tienen tetas desde el nacimiento. Se siente, según lo que piensa uno de los personajes, como si todas las mujeres fueran lesbianas por la atracción a la nueva condición de sus parejas con tres extremidades (dejando de lado brazos y piernas). Así, las tetas de todos empiezan a escaparse, a estar a la vista y al poco tiempo ya ni se esfuerzan por disimularlas.


El libro llegó a mis manos en un momento perfecto, por la reciente convocatoria al Tetazo y los incidentes con tetas en las playas de Necochea, que ponen en evidencia una sociedad patriarcal completamente estupidizada por darle tal relevancia a unas ordinarias y rutinarias tetas. Ni grandes ni chicas ni voluptuosas ni chatas, unas simples tetas.


Y en una sociedad que prohíbe el nudismo como regla civilizadora, cabe replantearse desde este sector no recóndito del hemisferio sur (y desde cualquier lugar) si acaso eso que llaman barbarie no es hoy más que una armadura del patriarcado que bien conocemos y cruzamos día a día. Cabe preguntarse si acaso a eso que llaman tetas (de las mujeres, las otras no son tetas como dicen tantos) lo mantienen al margen de las partes que se pueden exhibir en público porque no tienen otra cosa con qué divertirse en su tiempo libre. Porque qué mejor que mirar lo prohibido a escondidas.


Aiwa se mete en mi listado de libros bizzianos preferidos por el enigmático final, abierto a la  reflexión de un hecho tan actual como dinosáurico: el pudor y su relación con el cuerpo. Y nos convoca a pensar en las tetas de este mundo.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

February 26, 2020

February 26, 2020

February 12, 2020

February 6, 2020

Please reload