La sexología te ayudará

 

1ra consulta. En busca del espíritu absoluto en un cuarto de Once.

 

Encontraron a Micaela violada y muerta. Para tu sorpresa la policía actuó rápido. Y hay un sospechoso. Fantaseas con que un tribunal maoísta de justicia popular irrumpa en la comisaría y que meta la pija violadora en una licuadora. El sospechoso de matar a Micaela tenía dos condenas y un informe que desaconsejaba su liberación. “Juicio político ya”- pensás. “¡Destituyan al juez!”, “¡Machista y corrupto!”. ¿Pero no estabas a favor de Zaffaroni? ¿No habías leído con entusiasmo a Michel Foucault en el CBC? ¿No te indignabas por los fachos que marchaban con Blumberg? Cada día te estás pareciendo más a Baby Etchecopar y eso no te gusta. Marcás el género de los pronombres cuando alguien se equivoca en nombrar a una trans. Te esforzás para tener sexo progre con tu compañero. Él ya se parece al personaje principal de Un hombre enamorado de Karl Ove de Knausgård. El tema es el sexo con justicia social. Pero ya no acabás y me llamaste.

 

Apuntá: “el modernismo le hace mal al sexo”. Leíste a Bataille y a Nietzsche, sabes que él no habla de superwoman. Pero quédate con la idea de instante y azar. Hay algo que se llama sagrado y no es exclusivo de las religiones. ¿Sabés que podés alcanzar lo sagrado secular? Se parece al orgasmo. Es un instante privilegiado que la corrección política no puede fijar. El goce no se puede determinar en un panfleto. Bataille sostiene que lo sagrado no es más que un momento de comunicación convulsiva de lo que ordinariamente está sofocado.

 

Entonces te recomiendo, a la manera de un pragmatismo grosero, caminar por Corrientes y Pueyrredón, comprar lencería barata y seducir a nigerianos, cameruneses y ganheses. Intercambiá el teléfono con diez o doce y citalos en un hotel barato de por ahí. No serán muchas personas porque apenas la mitad llegará a destino. Procurá que al menos sean cuatro, aunque recomiendo seis. Los seleccionados deberán portar una gran sustancia negra para que puedas alcanzar el absoluto no sustancial. Entregarse al malón debe ser sin cuidado. El gang bang es parecido al castigo de Robert François Damiens. Serás tironeada por varios centauros que tratarán de desmembrar tu cuerpo. Distinguir entre lo sagrado y la sustancia negra abrirá un campo de violencia y muerte al que será posible entrar atravesando el cerco. No hay Dios, Hombre ni Mujer que pongan límites. Este juego es de instancia con la muerte. Entregarse desnuda a unos vendedores ambulantes que te embriagarán. Es sublime. No sabemos si aquellos cuerpos de inmigrantes ilegales te consumirán y destruirán. Pero confió en que será un terremoto, una batalla catastrófica que terminará con tu regreso a casa y un beso de tu amado que ingerirá la leche aun tibia y mezclada de los negros que escupirás en su boca.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

November 26, 2020

November 22, 2020

November 21, 2020

November 20, 2020

November 11, 2020

November 11, 2020

Please reload