El Posthomocapitalismo vs el Neo-Estado de Bienestar Matriarcal

 

-Me siento muy hetero, hoy necesito cosas concretas. Datos.

-Lo único concreto que tengo es la resaca persistente del año nuevo.

-Ya estás como El Caballo Suárez.

-Che, denme una chance con mi proyecto nacional y heterosexual.

-Abrí el culo y aceptá la derrota. 

-Todos los días le pongo la mejor, le pongo buena cara a la heterosexualidad. Solo que a veces hay momentos de desazón y ahí los señores avanzan con sus libras esterlinas y sus discos de Erasure.

-Si en Diciembre venís flojo le pedimos un pasaje a Oxenford y te mandamos al Reino Unido.

-Estás pensando en viejas dicotomías, Max!

-Hay que dar todo sabiendo como dice Matías que las derrotas se pagan caras.

-Me llegó una invitación a ser jurado pero estaba fuera del país. Les voy a decir que me paguen el pasaje para regresar a Buenos Aires porque está carísima la nafta para la Pussy Wagon, sobre todo cuando llegue a Jujuy no voy a poder pagarla.

-Te perdés laburo por gigolear lejos de la patria.

-Y qué querés, es Matías Pablo Alé y le sacaron la beca del CONICET.

-Todavía me acuerdo cuando empecé actuación y tuve la suerte de conocer a Graciela. El sexo y la televisión cumplieron  para mi la misma función que la coaptación en las filas del partido comunista y de la beca. De un día para el otro pasás de la base a la secretaría. De las clases de teatro al programa de Tinelli. De estudiante a becario.

-Creo que de toda esa comparación ridícula me quedo con un alias para vos:“La Pluma”.

-Que raro el asesino de Kronstadt con ese apodo de teatro de revista, de loca.

-Muy curioso.

-No cambiemos de tema, si tuviera honor estaría preso con sus amigos en vez de exiliarse borracho.

-Solo busco protección. 

-Ahora la fantasía es engancharte a Nahón y empezar a trabajar en Washington.

-En la tele no saben lo que estoy leyendo, acordate que un día aparezco y sorprendo a todos como Fantino debatiendo con Beatriz Sarlo, un mano a mano. Después los llamo y serán Miss Asís. 

-Ojo que hay un camporista que gigolea, se enganchó a la ex del MNBA.

-Acá el que no corre vuela.

-Acá como yo digo si tenés wifi, comida y cama, no te podés quejar.

-Para eso lucho por más mujeres fuertes. Quiero ser la señora de la casa y escribir un blog con mis amigos.

-Ordenemos esto. ¿Cuál es el tema del 2018?

-Para mi sigue en esta linea: Gigolos y precariedad.

-No se olviden del dólar.

-Siempre está el dólar y algo más.

-La cuarentona con guita como reemplazo del estado de bienestar.

-Tengo una teoría al respecto. Puedo ejemplificarla con datos de la experiencia.

-Adelante Doctor, cuente las conclusiones, sin chusmeríos por favor.

-Es así, hay mujeres que ya a los 40 hicieron la acumulación originaria con un gil con el que procrearon. Un hombre con una herencia o con una profesión masculina: ingeniero, abogado, financista. El linaje constituido. Pensá que un USA hay muchas señoras de Connecticut que reciben 12.000 uss por mes o muchos más (mínimo un año de beca doctoral cada 30 días en esas lindas mansiones victorianas!). A través de esa alianza la mujer sienta las bases de la comunidad y ahí entra el gigolo, hetero flexible (si es de tercer mundo, siempre tiene al Señor Galés entre ceja y ceja si los planes no funcionan). Es un hetero amigo de Ni Una Menos, artista, escritor, becario Conicet que se quedó afuera, feminist  and gay friendly. Talentoso pero humanista. Un perdedor, un neo-lumpen de la era Macri que deja que la mujer le pague las cuentas y se desarrolle profesionalmente en un trabajo sin fines de lucro. -

-Lanata o un comerciante dirían que es un vago, un ñoqui!

-El gigolo libera las fuerzas productivas de la mujer, eso decís?

-Algo así,  como el artista sin obra que desde el exterior postea boludeces por FB. Mantiene la errección rígida, ordena la casa, cumple un rol en la estructura familiar.

-Es como el agente de cambio, entra el gigolo y la mujer toma el mando.

-Puede ser una mujer profesional o del hogar, siempre y cuando tenga una buena pensión o un buen salario, mejor en los países centrales obvio.

-Tengo una hipótesis: el gigolo evita la difusión del lesbianismo entre las capas avanzadas de la elite feminista.

-Yo soy medio gigolo ahora que lo pienso.

-Y con la abogada lo fuiste.

-No me mantienen pero soy muy de acompañar.

-Pero ya dejaste esos hábitos, ahora vas por las más jóvenes, un poco por la voluntad de poder...

-El gigolo es la última defensa del mundo heterosexual.

-Creo que todo esto del acoso es la última jugada del capitalismo homosexual. Ya está claro que cada vez hay más gays. Por ejemplo, vas a NYC y hay 60% de mujeres, 40% de hombres entre los cuales el 25% es puto, otro 10% está en el clóset (más otras varientes como la heteroflexible, el cuckold, etc.) y luego una minoría hetero joven que abre el tinder y le explota de matches con mujeres bellas y profesionales que no ceden, o por lo menos parcialmente, a la fracción heterogerontoadinerada. Hay una relación a favor del hetero en la gran manzana. Pero ahora es tiempo de conquistar a las mujeres. El capital tiene hambre. Recuerda: primera y segunda revolución industrial con la familia y la ética protestante. Después de la segunda guerra mundial, las mujeres al trabajo, el voto femenino, la revolución sexual, el mayo francés y la sociedad de consumo. Finalmente la masculinidad tradicional perdió fuerza, la familia como valor se devaluó, la taza de casamientos cayó, la de divorcio aumentó. La alianza tradicional entre hombres y mujeres comenzó a flaquear hace rato. Después de todo eso, vino la apertura homosexual en la sociedad y su legalización con el matrimonio igualitario y la ley de igualdad de género. La población homosexual masculina aumentó considerablemente aunque la homosexual femenina es muy baja. Por eso después de la persecución al macho tradicional desde las huestes del feminismo, el capital avanzará sobre la población femenina para que de sus reuniones y debates surja la gran comunidad lésbica (la pelea entre las que quieren meter al macho en cana y las no punitivistas, entre lo difícil que es hacer un cambio cultural milenario, al fin y al cabo el camino más práctico es hacer "todo" entre mujeres). Así finalmente la especie humana será homosexual: de un lado los hombres y del otro lado las mujeres, ambos autosuficientes. Así llegará una nueva era llamada Posthomocapitalismo en donde todo aspecto de la vida será captado por el beneficio y la explotación del capital, no existirá el amor a la pareja, no al hijo, y menos al prójimo, solo amistad al estilo FB, corazones de Instragram y producción para el blackwhole de Snapchat. Todo  será sexo y algoritmo. 

-A la mierda!

-Entonces que rol cumple el gigolo en todo esto?

-¿Es el gigolo un estafador emocional? ¿o un sujeto dominado por las mujeres empoderadas del siglo XXI?

-El gigolo es un anarquista global que intenta detener el avance del Posthomocapitalismo dentro de las esferas de un feminismo no punitivista que aspira a un Estado de Bienestar Matriarcal. 

-Nahh... para mí el Gigolo no es un modelo a seguir.

-¿En serio, Matías?

-Y por qué pensás que los transexuales fueron llamados a formar parte de las filas del ejército de los Estados Unidos. Ahora sí, es el tiempo del neo-anarquismo, es el gigolo el lumpenproletariado revolucionario del siglo XXI.

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

April 1, 2020

April 1, 2020

March 25, 2020

March 19, 2020

March 19, 2020

March 19, 2020

March 11, 2020

Please reload