Los mitos del abuso sexual. Primera parte.

January 2, 2019

 

No vivimos en una cultura de violación, pero sí en una cultura saturada con propaganda de género. Llámelo una cultura de la desinformación. Y en ninguna parte la desinformación es más desenfrenada que en el área de la agresión sexual.

 

Uno de los mitos más importantes sobre las mujeres y la violencia sexual es que 1 de cada 5 mujeres universitarias son violadas. Esta afirmación ha sido repetida una y otra vez por periodistas, activistas y líderes políticos, tan a menudo que se ha convertido en sentido común. Como yo y muchos otros hemos dicho, la cifra es errónea, y ahora hay nuevos datos publicados el mes pasado por la Oficina de Estadísticas de Justicia de los Estados Unidos, lo que nos da una estimación mucho más confiable. El reclamo 1 en 5 se basa en una encuesta de internet de 2007  (Instituto Nacional de Justicia: The Campus Sexual Assault Study) con preguntas mal redactadas, una tasa de respuesta baja y una muestra no representativa.

 

La siguiente serie de preguntas se refiere a sus experiencias con el contacto sexual no deseado mientras no pudo dar su consentimiento o detener lo que estaba sucediendo porque estaba desmayada, drogada, borracha, incapacitada o dormida. Estas situaciones podrían incluir momentos en los que consumió alcohol voluntariamente o drogas y las veces en que le administraron drogas sin su conocimiento o consentimiento.

¿Alguien tuvo contacto sexual con usted cuando no pudo dar su consentimiento o detener lo que estaba sucediendo porque estaba desmayada, drogada, borracha, incapacitada o dormida? Esta pregunta es acerca de los incidentes en los que está seguro que sucedió.

Antes de que comenzaras la universidad

No
Desde que empezaste la universidad

No

¿Ha sospechado que alguien tuvo un contacto sexual con usted cuando no pudo dar su consentimiento para detener lo que estaba sucediendo porque estaba desmayada, drogada, borracha, incapacitada o dormida? Esta pregunta pregunta acerca de los eventos que piensas (pero no estás segura) que sucedieron.
Antes de que comenzaras la universidad

No
Desde que empezaste la universidad

No

 

Otros estudios con hallazgos similares han utilizado los mismos métodos defectuosos. Pero el número real, según el BJS (Bureau of Justice Statistics https://www.bjs.gov/) es 1 en 53; demasiados, pero lejos de uno de cada cinco. ¿Eso significa que la agresión sexual no es un problema en el campus? Por supuesto no. Demasiadas mujeres universitarias son víctimas, y muy a menudo sufren en silencio. Pero no es una epidemia y no es una cultura. La exageración y la histeria no arrojan luz ni producen soluciones, y en realidad disminuyen el problema real.

 

 

Mito dos: las mujeres casi nunca mienten sobre la violación: no más del 2 por ciento de los cargos de violación resultan ser falsos. Las activistas a menudo nos instan dogmáticamente a “creer en las mujeres”. Están reaccionando a una larga historia en la que a las víctimas no se les creía o se las culpaba por su elección de ropa o historial sexual. Pero la respuesta a malas prácticas antiguas no son malas prácticas nuevas. Como Cathy Young ha señalado en una excelente discusión en Slate: "El mito de la mujer que miente", ha sido reemplazado por "el mito de la mujer que nunca miente". ¿Por qué reemplazar un mito por otro? Por supuesto que las mujeres mienten. No porque sean mujeres, sino porque son humanas. Y los seres humanos mienten. Especialmente sobre el sexo. Una mujer que hace una acusación falsa puede sentir que tiene una razón para hacerlo, tal vez quiera explicar un encuentro sexual embarazoso, o tal vez esté preocupada y busque atención, simpatía o venganza. Tal vez, incluso, ella haya tomado recientemente demasiados seminarios de teoría feminista y haya llegado a creer que el sexo borracho o lamentado constituye una violación grave. La afirmación de que solo el 2 por ciento de las acusaciones de violación son falsas es infundada. Parece que comenzó con el manifiesto feminista de 1975 de Susan Brownmiller, "Contra nuestra voluntad". Otras estadísticas para acusaciones falsas varían del 8 al 43 por ciento. Pero estos estudios también tienen defectos. La verdad es que no tenemos idea en este momento de lo que realmente es la figura. Y puede ser incognoscible. Por un lado, es difícil definir a qué nos referimos con una acusación falsa. ¿Es un caso en el que la policía se niega a presentar una reporte debido a que hay muy poca evidencia? Eso no prueba que sea falso. Por otro lado, sería erróneo suponer que solo porque alguien sea declarado culpable y enviado a la cárcel, eso significa que el cargo era legítimo. Sabemos que muchos hombres han sido declarados culpables de violación, pero más tarde han sido exonerados. Piense en la estrella de fútbol de la escuela secundaria Brian Banks, que cumplió 5 años en la cárcel antes de que su acusador admitiera que ella inventó la acusación. Y recientemente, hemos visto decenas de casos de violación en el campus que han sido revelados por falsas acusaciones. La conclusión: las acusaciones falsas son casi imposibles de definir, y mucho menos de cuantificar. No podemos saber con certeza qué tan comunes son. Pero sí sabemos que ocurren con demasiada frecuencia. Así que no hay alternativa: debemos tratar a la presunta víctima con seriedad y respeto, al mismo tiempo que estamos atentos para proteger los derechos de los acusados. Eso se llama debido proceso.

 

Christina Marie Hoff Sommers es  escritora y filósofa estadounidense. Especializada en ética, actualmente trabaja en el American Enterprise Institute. Sommers es conocida por su crítica del feminismo contemporáneo. Su último libro es Freedom Feminism: Its Surprising History and Why It Matters Today. Sommers ha sido vinculada al movimiento Intellectual Dark Web.

 

En la foto: Asia Argento, actriz y directora italiana. Hija del cineasta Darío Argento, tuvo papeles en las películas XXX (2002), Land of the Dead (2005) y Marie Antoinette (2006). Ha ganado dos premios David di Donatello a la Mejor actriz por "No nos mantengamos en contacto" (1994) y por "Travelling Companion" (1996). Después del escándalo de Weinstein en 2017, se convirtió en líder del movimiento de derechos de las mujeres "#MeToo".

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

September 16, 2020

September 16, 2020

September 16, 2020

September 8, 2020

September 8, 2020

September 2, 2020

Please reload