¿Los hombres necesitan verificar sus privilegios?

January 6, 2019

 

Si está dispuesto a elegir selectivamente, estirar un poco la verdad y reprimir la evidencia en contra, puede hacer que parezca que las mujeres son las que están en desventaja en nuestra sociedad. Señalará la brecha salarial y el techo de cristal. Usted se enfocará en la vulnerabilidad de las mujeres, en la vergüenza de sus cuerpos, la objetivación sexual, la violencia en general, el acoso en la calle, la violencia de la pareja. En poco tiempo habrás construido un patriarcado a gran escala. Y tenemos cientos de grupos de mujeres que hacen precisamente eso: se especializan en persuadirnos de que Venus es víctima y Marte es el privilegiado. Pero aquí está el problema. Ciertas feministas tienden a exagerar la situación de Venus e ignoran los problemas en Marte. Como he tratado de mostrar empíricamente en otra parte, la mayoría de las estadísticas  feministas  son exageradas o simplemente erróneas. No es cierto que las mujeres estén siendo estafadas con el 23 por ciento de sus salarios o que 1 de cada 5 sea víctima de agresión sexual. Y también es el caso que, en muchos dominios críticos, a las mujeres les va mucho mejor que a los hombres. Consideremos algunos: en educación son las mujeres las que tienen el privilegio. En todos los niveles educativos, desde preescolar hasta estudios de posgrado, y en todas las líneas étnicas y de clase, las mujeres obtienen mejores calificaciones, obtienen la mayoría de los honores y premios, y tienen muchas más probabilidades de ir a la universidad. Hoy en día, las mujeres obtienen la mayoría de licenciaturas y títulos avanzados. Nuestras escuelas hacen un trabajo mucho mejor educando a las mujeres que a los hombres. Ahora mira el lugar de trabajo. Los grupos de mujeres centran mucha atención en las personas que se encuentran en la cima de la pirámide: CEOs de corporaciones, profesores de física en el MIT, senadores de EE. UU. Y tienen razón al decir que hay muy pocas mujeres. Pero mira lo que pasa cuando consideras a toda la fuerza laboral. Puede haber un pequeño puñado de mujeres, pero las profesiones letales son en gran parte un coto masculino. Como mi feminista disidente favorita, Camille Paglia, ha señalado: "Son abrumadoramente los hombres quienes hacen el trabajo sucio y peligroso de construir carreteras, verter concreto, colocar ladrillos, techos de tejas, colgar cables eléctricos, excavar líneas de gas natural y alcantarillado, cortar y limpiar árboles. Así que no es de extrañar que la Oficina de Estadísticas Laborales informe que cada año cerca de 5,000 estadounidenses mueren cada año en accidentes en el lugar de trabajo, el 92 por ciento de ellos son hombres. Oímos hablar de los CEO de Fortune 500, pero ¿qué pasa con el desafortunado 4,600? Junto con los salarios masculinos, tal vez debería mencionarse el sacrificio masculino. Cada vez que las guerreras perturbadas del género elaboran listas de ventajas masculinas, siempre mencionan que los hombres son libres del temor a ser atacados. Es cierto que las mujeres tienen muchas más probabilidades de ser víctimas de violación y asalto sexual. Pero los hombres son mucho más propensos a ser víctimas de delitos violentos en general: considere el delito en el campus: los hombres pueden necesitar espacios más seguros que las mujeres, según el Bureau de Estadísticas de Justicia: los hombres tienen el doble de probabilidades de ser víctimas de un crimen violento en el campus. Mire el asesinato en general: de 12,253 víctimas de asesinato en 2013, el 78 por ciento eran hombres. Incluso en Internet, los hombres enfrentan tanta o más intimidación que las mujeres. Según Pew Research, más mujeres que hombres son acosadas sexualmente (7% mujeres y 4% hombres), pero los hombres son los principales objetivos de las amenazas (10% hombres en comparación con 6% de mujeres). Continuemos: Aquí hay más datos que desafían el mantra de privilegio masculino. Suicidio: 77.9% eran hombres, 22.1% mujeres. Encarcelamiento: el 93,3% de los reclusos federales son hombres e incluso cuando los hombres y las mujeres cometen el mismo delito y tienen antecedentes penales similares, los hombres reciben en promedio un 63% más de las penas de prisión. Personas sin hogar: se estima que más del 60% de las personas sin hogar son hombres. Combate: el 85 por ciento de los soldados en servicio activos son hombres. Aunque hay muchas mujeres que sirven en los servicios armados, menos del 8 por ciento profesan el deseo de participar en un combate. Si usted visita un hospital de veteranos o un hospital de rehabilitación no va a pensar que allí encuentra un privilegio masculino. Y ahora vamos a hablar de la máxima brecha de género: la esperanza de vida. Las mujeres viven 5 años más que los hombres. 

El hombre es la única clase de la historia que cuenta con  menor educación, menor esperanza de vida y mayor cantidad de víctimas de asesinatos, de accidentes laborales, de quedarse sin casa, de suicidios, que el resto de la clase oprimida. Considero que la vida moderna es un ensamble de beneficios y perjuicios para cada sexo. Hombres y  mujeres gozan de distintos privilegios y distintos retos. Hombres deben chequear sus privilegios, también las mujeres. ¿Por qué jugar este juego? ¿Por qué las activistas promueven el  resentimiento de género y las divisiones? Hombres y mujeres no son dos equipos opuestos que luchan por trofeos. Nosotros estamos juntos en este juego. Nuestros destinos están intimamente enlazados. Nadie va a ganar la batalla de los sexos porque hay mucha fraternidad con el enemigo. Mi consejo es parar con el discurso del privilegio de los hombres por el de fraternizar o mejor dicho sororitizing con ellos. ¿Ustedes creen que un sexo tiene más privilegios que otros o en realidad es una relación más compleja? 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

July 8, 2020

July 1, 2020

July 1, 2020

June 25, 2020

Please reload