Una mujer en la vanguardia

 

 

Poco conocíamos de su trabajo, solo algunas reproducciones digitales que nos cruzamos navegando por internet o por simplemente mencionar el apellido Borges. 

 

Comenzamos el recorrido y vimos las primeras obras montadas.

 

— Qué difícil ser la hermana de…

 

— ¡Mirá son acuarelas!

 

— Si, tienen que tener miles de capas para llegar a estos colores. Qué increíble este boceto. Tenía todo un método super pensado. 

 

— Si, mirá como respeta las diagonales. No sé porqué imagino que tenía poco tiempo para pintar, como algo de la mujer de la época que no podía descuidar sus quehaceres. 

 

— Bue, pero era una mujer aristocrática. No sé si tenía tantas responsabilidades 

 

— De todos modos, la responsabilidad de las tareas de la casa ya sea limpiar, cocinar, lavar la ropa, no se… cuidar las plantas, recaían sobre la mujer por más que capaz no era ella directamente quien hacía las cosas. 

 

— Si, es verdad, por más que fuera una mujer aristocrática que tuviera una empleada eso recaía en ella. Además, ahora qué me decís, todas las obras son pequeñas o medianas, listas para pintar en el living de a ratitos. 

 

—  No solo los tamaños, mirá los materiales que usa: acuarelas, costuras, marcadores, lápices, pueden ser guardados fácilmente. Osea, pintás o dibujás un rato y se hace la hora de cocinar, entonces tenes que ir a cumplir tu rol. Los pinceles, si estás pintando con acuarelas, los limpias en dos minutos. Me imagino que era una forma de poder producir, usar ese tipo de materiales no lleva todo el trabajo que implica pintar con óleos. 

 

— Acá encontré unos óleos, era una genia igual. Manejaba muy bien el color y la temperatura. Tenía una sensibilidad muy particular que en otras obras no se ve, con el óleo siento que era mágica.

 

— Las paletas son increíbles! Mira cómo compone los colores, esos rosas con los celestes ¡le voy robar eso!  Es hermoso. 

 

— ¡Mirá este cuadernito de bocetos! Están anotados los nombres de los colores. Planificaba todo el trabajo antes de comenzar a pintar. 

 

—  Es  loco  el método que tenía. Muy preciso. ¡ahhh no! Hacía falta la gigantografía de Borges. ¿Qué clase de machiruleada es esta?

 

— ¡Cualquiera! Además no es necesario colgar un cuadro de ella sobre esa imagen. ¿Por qué no lo colgaron a la pared y más abajo que allá arriba no se puede ver?

 

— Si, ya entendimos que era hermana de Jorge Luis, realmente no era necesario. Es como cuando el libro de V. Woolf habla de que sucedería si Shakespeare tuviese una hermana mujer, este es el claro ejemplo. El problema es el D.

 

— Creo que no era necesario hacer semejante señalamiento de que era la hermana de él, ¡todos los sabemos! Además, mirá las publicaciones, ilustró muchas publicaciones incluidas algunas de su hermano. En este libro la tapa dice en gigante "Jorge Luis Borges" como si fuera el nombre de una novela “Norah”. Parece un libro de él pero leo acá que en realidad son grabados de ella publicados por él. 

 

— Siento que la re utilizo como un personaje secundario dentro de la vida de los Borges, no lo leo como un trabajo en conjunto. Además pienso que el museo utilizó su imagen como un merchandising reforzando esa idea de hermandad. Es la muestra de ella y punto. 

 

— Sí, tal cual. Además la gigantografía es una decisión que se toma hoy y me parece contradictorio porque como institución decidís hacer una muestra reivindicando a una mujer por su obra pero simbólicamente gritas en la sala “es la hermana de”. Ahora las publicaciones responden a otra época y no me atrevo a juzgar su accionar diciendo  "Borges era un machirulo" porque posiblemente lo era como toda su generación. Por otro lado, fijate que ella ilustró muchos de los proyectos en donde él participaba, ese gesto de hacerla participar de no dejarla afuera. 

 

— Es verdad, hay que pensar sobre el contexto y en la época en la que se realizaron. Pero mirá está publicación, ella también escribía pero usaba un seudónimo de hombre para hacer críticas sobre de arte. Por un lado me parece interesante que se genere un alter ego de ella misma, porque en un punto sabía que era la forma de hacer oír su voz en la literatura. Aunque por otro lado me parece terrible, es también tan sensible para escribir.

 

 

Norah Borges. Una mujer en la vanguardia. Curada por Sergio Alberto Baur en el Museo Nacional de Bellas Artes, se puede visitar del 17 de Diciembre de 2019 al 1 de Marzo de 2020 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

August 6, 2020

July 29, 2020

Please reload