La concepción dialéctica de la historia

February 12, 2020

 

 

Todas las noticias de ovnis (objetos voladores no identificados) que surgen en varias partes del mundo coinciden. Hay muchas coincidencias, no todas son exageraciones. Creemos y aceptamos que estos seres existen. La mayoría de las personas que los han visto dicen que son seres normales; y las personas que hablan de ellos dicen que no creen en fantasmas o espíritus. Muchas personas ya han visto ovnis. El general MacArthur, ese asesino yanqui, dijo con respecto a la desaparición de un avión que había golpeado un objeto extraño: "tal vez nosotros, junto con los soviéticos, tendremos que hacer la guerra contra un enemigo que llega desde fuera de la Tierra''. Pero una conciliación de este tipo tiene sus límites. El capitalismo no tiene interés en los ovnis y no investiga sobre ellos. No tiene interés en ocuparse de estos asuntos porque no pueden cosechar ganancias, ni son útiles para el capitalismo. Pero la gente ve en los ovnis la posibilidad de avance y progreso. Esto acelera así la caída de la burguesía, que quedaría exhibida en toda su inutilidad. Todas las personas que dicen que han visto ovnis o extraterrestres, coinciden en el hecho de que estos seres no los han asustado y que se han hecho entender, sin usar un lenguaje audible, y mostrando que no significan ninguna amenaza para nosotros. No provocan un sentimiento de alarma, sino de serenidad. Crean sensaciones de suavidad, flexibilidad, armonía, tranquilidad. No inspiran ningún miedo. Deben emitir una sensación de seguridad por sus movimientos, por su comportamiento facial o de otras maneras. Ninguno de los que los han visto ha dicho "Estaba asustado, me asustaron". Por el contrario, despiertan un sentimiento agradable, de respeto. Si es que existen, deben emitir algún tipo de rayo que cause esta sensación. Ninguno de los que los han visto ha dicho que fueron atacados. No han mostrado interés en atacar, violar, robar, poseer: han venido a observar

 

Partiendo del hecho de la existencia de seres extraterrestres, podemos aceptar que los ovnis también existen. Necesitamos esperar por más pruebas. Es posible que hayan aparecido, aunque también es posible que haya habido muchas fantasías, exageraciones o deducciones místicas por parte de quienes los han visto. Pero hay testimonios de personas que parecen coherentes. Ni el sistema capitalista ni la burocracia (en los estados obreros) tienen interés en investigar este tema, porque no pueden obtener ningún beneficio comercial, político o militar de él. El socialismo, por el contrario, tiene interés en esto, y también las masas. El capitalismo siente que ha sido hecho para parecer inferior frente a un sistema que ve como superior. La gente llega a la conclusión de que el capitalismo es inútil. La clase dominante se siente disminuida. Si pudiera obtener una ganancia militar realizaría una investigación. Pero el capitalismo intenta, por el contrario, difundir la impresión de que esto es una fantasía, por lo que la gente no pensará que existen formas superiores de relaciones y que el capitalismo es incapaz de alcanzar este nivel. El estado obrero actúa de manera diferente, porque tiene un interés objetivo en el desarrollo del socialismo. Pero en todo caso, los hechos están saliendo a la luz a pesar de las cortinas de humo, ya ha habido muchos testimonios. Los círculos gobernantes capitalistas, los químicos, los militares, están ocultando los hechos. Pero toda la información aún se publica, en medio de todas las preocupaciones actuales sobre la guerra, las revoluciones, la preparación del arreglo final de cuentas entre el capitalismo y la revolución mundial, los constantes ataques de ira contra el sistema capitalista, las ocupaciones de las fábricas, las universidades, la tierra, porque estas preguntas preocupan al mundo entero. A pesar de todas estas otras preocupaciones, las personas están interesadas en los ovnis.

 

No sabemos qué forma tienen, o cuantos son, pero deben existir, o de lo contrario no aparecerían así. Hay suficientes razones por las cuales los capitalistas no inventarían estos asuntos. Podrían tratar de usarlos para distraer la atención. Pero todo esto va en contra de sus intereses. Podrían desviar la atención a un hecho concreto. Pero no hacen más que aumentar la certeza de la gente de que los capitalistas no son buenos. Además, toda esta preocupación con los ovnis no detiene las huelgas, las ocupaciones de fábricas o las revoluciones, ni el progreso hacia el socialismo. La preocupación por estudiar estos fenómenos aún no se ha desarrollado en los estados de los trabajadores, dada la concentración de las personas para sobrevivir y porque la burocracia está ocultando estos asuntos. Ciertamente, está ocultando una gran cantidad de investigación que se ha llevado a cabo en los estados de los trabajadores. La gente vería formas de existencia superiores a las que tenemos hoy. El socialismo, por el contrario, no teme ser comparado o integrado en formas superiores de progreso.

 

Por el contrario, el socialismo busca este progreso. "No tenemos nada que perder excepto nuestras cadenas". Esta frase de Marx se puede aplicar a todo. Además, es absurdo que las personas estén discutiendo los problemas de los ovnis, mientras que millones de personas mueren de hambre. Es el capitalismo y la burocracia de los estados obreros los que han llevado a este prejuicio que existe en el mundo. Hay posibilidades de explotar la materia que esta sociedad es incapaz de emplear. El capitalismo, así como la burocracia (en los estados obreros), es consciente de esta inferioridad. En los estados de los trabajadores, hay investigadores que no miden las cosas en términos de inferioridad o superioridad, sino que simplemente notan que en otras galaxias y sistemas planetarios, en otros universos, es posible utilizar completamente la materia y eliminar toda nuestra preocupación con el hambre y la lucha de clases. Es posible borrar a las clases dominantes de la existencia. Un sistema así es superior. Los habitantes de otros planetas que vienen aquí deben considerar a los habitantes de la Tierra como locos, siempre luchando entre sí. La noción de lucha, de confrontación, ciertamente no existe de dónde provienen. ¿Por qué pelear? La base histórica de la falta de interés de las burocracias de los estados capitalistas y obreros por estudiar los ovnis y los seres vivos en otros planetas es que ven la amenaza de su propia eliminación. Como tales, no se interesan por la existencia continua de la vida de los seres humanos.

 

Todo lo que no sea de uso comercial, o que no sirva para facilitar la existencia y perpetuación del poder capitalista, no les interesa. Pero como la sociedad debe vivir y el proletariado y el socialismo deben avanzar, estas cosas estimulan a las personas del sistema capitalista a preocuparse por la existencia de seres en otros planetas. Así también en los estados de los trabajadores. La existencia de platillos voladores y seres vivos en otros planetas es un fenómeno que la concepción dialéctica de la historia puede admitir. La consecuencia más inmediata que podemos extraer es que, si estos seres existen, deben tener una organización social superior a la nuestra. Su apariencia no despierta efectos de sentimientos belicosos o agresivos.

 

Esto significa que no tienen necesidad de guerra, que no vienen a la Tierra con objetivos de conquista en mente. En la historia de este planeta, cuando un pueblo se sintió más capaz e invadió otro país, lo hizo pensando en la conquista, en forma de guerra. La lucha de clases en la Tierra es el resultado de la organización de la sociedad en clases, la de los poseedores y la de los explotados, la burguesía enfrentada al proletariado que quiere derrocarlo y construir el socialismo. El comportamiento de estos seres, si es cierto que existen, parece no ser de carácter agresivo. Todas las personas que dicen que los han visto, dicen que ninguno de ellos tenía una disposición agresiva o inspiró miedo en ellos. Todos dicen que despertaron su curiosidad. Si estos fueran seres lejanos (como los que hemos conocido en la historia de nuestro planeta) con espadas, arcabuces, cañones, piedras y rocas, con herramientas de conquista, inspirarían miedo a través de su comportamiento agresivo. Pero estos seres vienen a observar, tratan de hacer que se entienda que no tienen intención de hacer daño. Su comportamiento expresa su organización superior.

 

No tienen un impulso agresivo, no tienen necesidad de matar para vivir: solo vienen a observar. Podemos prever la existencia de tales seres, incluso teniendo en cuenta las fantasías que existen entre los informes, historias, observaciones y declaraciones. Si existen, debemos pedirles que intervengan para ayudarnos a resolver los problemas que tenemos en la Tierra. La tarea esencial es suprimir la pobreza, el hambre, el desempleo y la guerra, dar a todos los medios para vivir con dignidad y sentar las bases para la fraternidad humana. Con este fin, debemos suprimir el sistema capitalista, así como la burocracia de los estados obreros y los partidos comunistas que no quieren tomar el poder. El obstáculo fundamental que enfrentamos es el sistema capitalista. Debemos reprimir la fuerza actualmente en manos del sistema capitalista: las armas nucleares. Destruye todas las armas nucleares. Destruye todo el poder militar del sistema capitalista, del imperialismo yanqui, francés y británico. Apelar a las masas y darles los medios de inmediato para destruir el capitalismo, superar la burocracia de los estados obreros y establecer una nueva sociedad: el socialismo.

 

Debemos hacer un llamamiento a los seres de otros planetas, cuando vengan aquí, para que intervengan y colaboren con los habitantes de la Tierra para suprimir la pobreza. Debemos hacerles esta llamada. Es posible hacernos entender por ellos. No debemos, por supuesto, esperar que lo entiendan de inmediato. Pero debemos llamarlos si creemos que pueden existir. Si tenemos alguna posibilidad de hacer contacto con ellos, no debemos caer en la curiosidad científica individual, por algún deseo de ver de dónde vienen y visitar otros planetas.

 

Debemos unirnos con ellos, los que parecen más poderosos que los seres humanos, para que vengan y nos ayuden a resolver los problemas de la Tierra. Entonces podremos ocuparnos de ver cómo son otros planetas, cómo se organiza la vida y la materia, y todo lo relacionado con la naturaleza. Pero lo más importante es primero resolver los problemas de la humanidad en la Tierra. No tenemos una posición fantasiosa o idealista con respecto a los platillos voladores. Al aceptar que existen, queremos utilizar todos los medios disponibles, incluidos los que están afuera de este planeta. Cuando alcanzamos seriamente un descubrimiento científico, debemos tratar de usarlo en beneficio de la humanidad.

 

Fragmento del texto Platillos voladores, el proceso de la materia y la energía, la ciencia, la lucha revolucionaria de la clase trabajadora y el futuro socialista de la humanidad. Publicado el 26 de junio de 1968.

imagen: obra del artista Lino Divas. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

August 6, 2020

July 29, 2020

July 16, 2020

July 8, 2020

Please reload