Entre el Museo de la Luz y los funerales de Lagherta

March 11, 2020

 

Me tomo una semana de febrero para viajar a Salta. El propósito del viaje, varias veces programado y suspendido, es conocer el Museo Turrel en Colomé. Una mala decisión tomada en soledad me hace viajar en ómnibus y no en auto como hubiera sido lo ideal. Tengo insomnio, no duermo en mi cama, mucho menos en un asiento de micro. Cargo en mi tablet la temporada sexta de “Vikings”. Viajo entretenido. En Güemes me entero que debo hacer un transbordo y que Hvitserk mata a Lagherta. Todo mal.

 

Mi anfitrión en Salta es Federico Kirschbaum quien me armó una agenda artie tremenda, una caravana. Federico es artista y niega ser coleccionista, aunque un día de estos se levanta y asume. Colecciono obras, soy coleccionista, fin. Más allá de la gestión completísima de Federico, con los  del medio supongo que como los perros, ya sea por olor o instinto, nos fuimos encontrando. Así Marcela López Sastre organiza en el Museo de Bellas Artes un ciclo de análisis de obra de artistas salteños que incluye una charla en la que cuento que hago como gestor y como coleccionista. La charla se llama: Coleccionar desde el interior. Vemos varias presentaciones todas interesantes. Percibo una escena bastante parecida a la de La Rioja. Me gusta mucho lo que presenta Matías de la Guerra y lo de Inti Patrón. Lamento que por el tiempo no haya preguntas ni debate. Como siempre en estos casos, me queda gustito a poco.

 

Aparte del Bellas Artes donde se exhibe además del patrimonio, las obras del Salón, voy obviamente al MAC.  Las obras del salón confirman mi idea de un parentesco cercano con mi aldea. El MAC me recibe con dos muestras que me impactaron.”Ducha de lagrimas” de Matías de la Guerra con curaduría de López Sastre  y “La ausencia como una bala que te atraviesa el cuerpo” de Hernando Migueles, con curaduría de Creche/Soria Vázquez. Destaco el video de Matías y  todos los trabajos  de Nando, con un montaje que acentúa el carácter intimista de las obras. También voy a la librería Rayuela donde “La Arte” acaba de inaugurar un espacio físico con una selección perfecta de: Sánchez Goldar, Soria Vázquez, Dahbar, Benedetti y Rodríguez.  Conozco a Alfredo Muñoz con el que siento un paralelismo, tenemos la misma edad, somos también del área salud, artistas y coleccionistas. Conozco su obra, un recorte de su colección exhibida en el Hotel Almería y lo que tiene en su casa. Su taller y sus procesos. Su acercamiento decidido a lo contemporáneo.  En su living veo una pintura maravillosa, despega de la pared, hasta me atrevo a decir que despega del espacio. Es de un artista  que vivió en Salta y se llama Jorge Hugo Román, artista que desconozco por completo. Necesito conocer más de sus trabajos y Federico consigue que la viuda nos muestre su casa museo. Un flash. También puedo acceder a obra de Alina Neiman en casa de su sobrina, una muestra de pintura wichi en el Museo Casa Arias Rengel y los murales de Salta que son increíbles.

 

El viaje a Cachi para de ahí hacer base e ir al Museo de la Luz es una belleza. Cachi es una belleza. La gente de Salta es una belleza. La comida un viaje de ida. James Turrel pese a haberlo visto ya en otros museos del mundo, es acá especial. No sé si es el vino o el entorno, o un combo. Volvería mil veces. Y lo que sentí no lo puedo escribir, es intransferible.

 

Jennifer  me pregunta si compré obra en Salta. Jeniffer quiere saber que me tentó como para ser incorporado a mi colección de vínculos. Y sí Jenni! No puedo conmigo mismo. Hubiese comprado muchas otras cosas que supongo se darán en próximos viajes. Pero me tenté por una obra de Ana Benedetti. Un relieve  S/T calado en madera y pintado que linkea con mi idea lúdica de lo que significa vivir entre montañas. Y también un trabajo de Nando Migueles, “Niño con pez” expuesto en el MAC que me acerca de un modo artificioso a la niñez librada a la mano de Dior, una idea muy NOA.

 

Whatsapeo con un amigo sobre lo WOW que estuvieron los funerales de Lagherta. Le digo quiero unos así para cuando estire la pata. El me pregunta: quien te parece que se sacrifique para acompañarte en el viaje a la Valhalla? El mismo responde debería ser Francis Mallaman  !!! Me encantó la idea, confieso. Y seguimos en el delire. Te imaginás encontrarte en la Valhalla con el Gato Dumas? Flipo, añado a Federico Peralta Ramos y a Federico Klemm. Seguimos sumando nombres, cuando me pregunta y que cosas materiales te llevarías? Y sin dudarlo le digo: Las obras que compré en Salta! y si se puede robarle a Muñoz el Jorge Hugo Román y de algún otro lado afanarme un Martorell.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

August 6, 2020

July 29, 2020

Please reload