Literatura del Eso, mi pequeño asuntito privado

July 29, 2020

 

 

Buenos Aires, 9 de julio, año del murciélago

 

Palermo otra vez

 

Llegó el momento. La fase de la calma no vuelve nunca a ser la misma. Hay algunas rarezas en esta nueva venida del mesías que la hacen parecer otra. Es la vuelta fallada del mesías. No es ni siquiera una mujer negra ni un superhombre. Es como si fuera un pelilargo pero en vez de ser un castaño mediterráneo es un pelilargo promedio al que se le está cayendo el pelo y no tiene barba. De casualidad es el día de los pasteles, los garbanzos y los realismos mágicos. Puedo ver una ciudad vacía aunque también dos amigos que pasean hablando de Menem y una tipa andando en bici vestida de gim.

 

La de la Axion habla como un robot del futuro. Axion, obvio, representa ese futuro más normal. 2011 fue el año de esa “realidad efectiva” y de un posible, fue el año del chau a la Standard Oil (Esso) que el primer último Perón llamó porque lo nuestro no alcanzaba. 2014 fue el año entre la omnipotencia macrimassista y lo que vino después; devaluación y llegó el reemplazo de Esso: Axion. El enemigo pasado del peronismo línea Cook solo cambiaba de nombre por un enemigo futuro del peronismo línea Barone. La marca Esso era un cartel de dos dimensiones azul, blanco y rojo (demasiado obvio para nuestro siglo “complejo”). Axion, nueva normalidad. Colores brillantes. Derechas innovadas. Sentidos fáciles. Antipolítica. Timbreo. Estaciones “del futuro” más simple: algo parecido pero un poco más robótico. Perfil falsamente bajo. También fue el año que yo, Eso y Superyó nos convertimos en una cosa diferente a un niño. Esa día en Chile, esa vez en el patio de AI. Un domingo a la noche fuimos a la Plaza con el papá de Fran. Después pasamos por el festejo hiper termo del kirchnerismo de Santa Fe y Callao (literalmente). Laclau de pacotilla que nos dejaba ir a tocar la bocina al departamento de Carrió en Santa Fe y Paraná. 

 

Ella la de la Axion habla como alguien del futuro: alguien normal con un traje espacial. Estamos cambiando de turno, ya te atiendo. Después me atiende. I’d love to turno on. Pero no hay apuro porque es el día de la independencia y tu fase lo sabe. Por un rato, vamos a jugar a que el mesías que volvió por quince días es de verdad, vamos a escuchar al presidente en la radio. Vamos a jugar a que Axion no es Esso y a que el presidente ama, les ama a todes, el presidente de los tuits despedazantes hoy nos ama y ama a todos los gobernadores, incluso y sobre todo a Él.

 

Próximo paquete es para Ana Darín. Creo que es. La vez pasada fue buena onda conmigo. Pero esta vez la dirección es diferente. Quizás sea. Es un PH celeste del Palermo más cerca del barrio de los muertos. Se escucha una voz que insulta, pero no es el presidente. El presidente insulta a personas. Esta es la voz de Ese Señor que insulta y caranchea a los perros y anticipa que es. Que Ana es y que él es. Treinta segundos insultando a los perros. Ahí está Bombita enfrente mío. Vestido con Esa campera, pero todo el mundo sabe que Eso no es así. Creo que él estuvo a punto de pedir la foto, se quedó esperándola y saludó a los perros de una pareja vecina.

 

Ok, sí, hoy es el día que tengo algo para darle a Ana Darín y a Flor Macri, mi pequeño asuntito privado. Elige tu propia desventura. Pero por eso mismo la cuestión central hoy es la de la propiedad. Hablar de monarquía inca suena nostálgico, también refuerza un sentido: kirchneristas, ergo belgranistas. Vamos che, pongamos un sol en la bandera de un país por las dudas, a ver si algo de la memoria precolonial permanece. Dime qué te angustia y te diré quién eres, querido rey. ¿Qué es la independencia sino un proceso complejo? ¿Cuán independiente es Ana Darín de su viejo, incluso viviendo en otra casa? Por eso la propiedad. Hay tres estuches de CD en el auto: uno azul canchero, uno de la rana René y uno de Miss Piggy, los busco porque no encuentro el cable aux para poner música del celu. Y ese también es nuestro homenaje al indie argentino de los 90 2000. Sigo remontando río arriba por Avenida del Libertador yendo de Parque Chas a Palermo otra vez y al centro. Vamos a la avenida más importante de nuestra vida simbólica. La avenida más importante del día de hoy. En esta excursión hago gritar a Rosario, hoy voy a chillar. Pero sobre todo ahí están: las banderitas. Es el show de las banderitas y los bocinazos en camioneta, de nuevo en Avenida Santa Fe pero ya no es lo mismo que antes, ya no es el kirchnerismo de Recoleta. Y la avenida más ancha del mundo está ocupada en temas más importantes que la independencia: está ocupada en la expropiación más chica del mundo, está ocupada en la independencia. No son todas camionetas, clarísimo. Pero la bronca con el cacerolero pobre se olvida del progre cheto. ¡Contrahegemonía! ¡Articulación de demandas! ¡Intersexoanalidad!

 

Comamos pastelitos y locro, demos una vuelta por el obelisco, Cambiemos Flor Macri por Ana Darín. Defendamos la propiedad de unos Vicenzos sosteniendo la bandera con el sol inca. 

Federico: tardaste muchísimo la vez pasada y te esperé bajo la lluvia mil horas como un perro chico del meme. Tenía la sensación (porque solo te había visto esa vez) de que podías tardar hoy. Tardaste. Hace frío. Esta es tu propiedad privada. ¡Qué gracioso todo! Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja. ¡Divino! Ojalá nunca más pidas en Adornos Herrera.

 

Eugenia: ¿Cómo puedo bancarme tu cara de orto después de que fui a la dirección que habías dado para la entrega en un rango horario bastante preciso en un feriado de la independencia, te esperé, te llamé, no atendiste, volví, me llamaste mientras manejaba, me apuraste y encima cuando volví no me atendiste de nuevo? Timbre, teléfono. Volví a tocar fuerte después de un rato y solo me pusiste cara de orto. ¡No, gracias a vos! O quizás ni dijiste gracias, lo seguro es que no se notó si lo hiciste y por eso no me acuerdo.

 

Después de la entrega para Flor Macri —que no sé quién es y la recibió una vieja que parecía no tener idea de nada, lo digo con amabilidad— pude encontrar un lugar para hacer pis. Tema difícil porque en estas fases no nos dejan entrar a ningún lugar para hacerlo. La única opción es devenir animal - devenir varón, encontré el lugar en una calle vacía cerca de la casa de Pablo. Anotar Parque Patricios puede ser un barrio adecuado para hacer pis. Creo que ahogué alguna hormiga. Nada fácil dejar de matar animales, hormigas, murciélagos, humanos. Feliz día de la dependencia de la propiedad. Pongamos nuestras banderas con los colores de una familia real española y con el sol inca. Algunas otras cosas sobre el tema ya las dije el otro día. Hoy es más difícil, inventemos nuestras independencias con el diario del jueves.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

August 6, 2020

July 29, 2020

Please reload