Luna Cansada

September 16, 2020

 



La luna cansada

detrás de una cortina

miraba como jugaban 

dos perros

y sentía 

nostalgia.

 

Bajo la lluvia

la luna cansada

se licua.

Hay dos arboles que la recuerdan 

con cariño.

 

La luna cansada

se detuvo a la orilla

de mis preocupaciones

para verse reflejada.

 

En lo alto del cielo

se durmió la luna cansada

y todo un pueblo hizo silencio

para no despertarla.


A cierta hora de la noche

la luna cansada

se deja atravesar

por ciertas aves

y ciertos pensamientos.

 

Rodando lento

va la luna cansada,

buscando dormida

un presentimiento.

 

El sol no le exige nada

a la luna cansada,

le regala un poco de luz

y la deja soñando

en calma.

 

Desde lo alto

la luna cansada

no puede distinguir

si un animal

esta dormido

o muerto.

 

Cuando no da mas

la luna cansada 

se baña de negro.

 

 

 

Cuando se juntan a hablar

todas las lunas de la galaxia,

la luna cansada las escucha

por cortesía

en silencio.

 

La luna cansada

tardó un mes

en dar la vuelta que le lleva 

tan solo un día. 

 

La luna cansada

se hizo chiquita

para dormir con las piedras

frente al río.

 

La luna de tan cansada

se hundió en el cielo,

como una moneda devaluada

en una fuente perdida.

 

No quiero cantar mas,

dijo la luna luna cansada,

que canten las estrellas

a ellas les hace falta.

 

Las flores del campo

saben que la luna está cansada

por eso hablan bajito

para no despertarla.

 

 

De vez en cuando

a la luna cansada se la confunden con una naranja,

ella discreta

no dice nada.

 

La luna cansada cuando duerme

hace un sonido

imposible de explicar.

 

 

Cuando escucha dos personas peleando,

la luna cansada cree que están cantando.

 

 

Un día la luna cansada

decidió dar la vuelta hacia el otro lado,

se mantuvo así entretenida

por tan solo un rato.

 

Alguien le cantó a la luna

pero la luna

ya estaba cansada.

 

La luna cansada

se desnuda de blanco

se desnuda de negro

y se viste de nada

 

La luna cansada se emborracho

y se quedo dormida en la vereda,

algunos la vieron en Flores

otros dicen  en Avellaneda.
 

La luna está cansada de que le digan cosas bonitas,

-Las agradezco, pero han sido demasiadas,

declara

y se retira 

impávida.

 

No doy mas dijo la luna

estoy cansada,

borrare los días con mi frente

y las noches con la espalda.

 

Las noches en que esta muy cansada

la luna añora poder girar

en otra constelación.

 

Una vez la luna cansada

se detuvo a contar cuantas arrugas

tenía en su cara,

a la mitad de la cuenta se aburrió

se encogió de hombros 

y se fue a pasear.

 

Cuando por la tarde no se la ve

la luna cansada se toma cinco minutos

para encontrarse con venus

y charlar de sus cosas.

 

La luna estaba tan cansada 

que no encontraba las palabras

para nombrar un sentimiento

que en aquel momento 

junto a ella pasaba.

 

Un planeta me dijo, 

la vi tan cansada a la luna, 

tan cansada

que le presté un anillo de asteroides

para que los usara de almohada.

 

Si hay algo que no soporta

la luna cansada

es la soberbia y el mal trato

por eso no se junta con cierto planeta

que cuando aparece

deja que pase de largo.

 

No le resulta ingrata la voz del humano

pero la luna cansada

prefiere oírlos cuando duermen,

a sus balbuceos 

le encuentra un dulce encanto.

 

A la sombra más oscura de un árbol

fue a sentarse la luna cansada,

con la mirada perdida pensó

cuanto tiempo libre tengo!

 

Es un hermoso día azul,

la luna cansada se hunde en el cielo.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

September 16, 2020

September 16, 2020

September 16, 2020

September 8, 2020

September 8, 2020

September 2, 2020

Please reload