• Yuri Mamleev

Gul psicópata



Este gul era doblemente inusual. En primer lugar, por alguna razón desconocida, conservaba una conciencia clara e inquietante aunque, como todos los demonios, su imagen espectral estaba atrapada entre este mundo y el otro. Sin embargo, a diferencia de los demás, pudo adentrarse en este mundo. Nuestro gul no tuvo un final especial y, aparentemente, su condición no se distingue con certeza. En segundo lugar, era un gul anormalmente cobarde. Por lo tanto, tenía mucho miedo de beber la sangre de personas vivas, incluso la de los niños. Preocupado por sus temores, consiguió un trabajo en una sala de donación de sangre en la que podía, después de algunas extracciones, disfrutar en paz de la sangre de los donantes que tomaba directamente de los tubos de ensayo. Ahí se desempeñó como enfermero y fue considerado un compañero de trabajo tranquilo y reflexivo. Incluso nadie se asustó con su presencia, ni demostró inquietud por su enorme maletín.


mamleev

Estás son las notas que guardaba en ese maletín:

21 de mayo Hoy vi a Kant en un sueño.

22 de mayo Evito a Mikhailov. Creo que sospecha quién soy. Mi corazón se agita por la ansiedad, pero soy amable. En el trabajo bebí tres tubos de ensayo con sangre del grupo A... ¿Se enterarán?

23 de mayo

No se equivoquen personitas estúpidas, señoras voluptuosas y hombres bestialmente musculosos ¡formalmente sigo siendo más o menos un vampiro y, de alguna manera, un verdadero vampiro se terminará abalanzando sobre ustedes!

24 de mayo

Día tedioso y aburrido. Hice cola para comprar leche esta mañana. Pero no la podía tomar, vomité. Para mantenerse materialmente uno necesita consumir energía todo el tiempo y, la puta madre, queda muy poco tiempo para cultivar el espíritu ¡Nuestras obras son malas! Digo esto porque volví a ver a Kant en mi sueño. Después, a la noche, fui a la biblioteca a leer. Mi impresión es que Kant, en esencia, solo escribió sobre nosotros, sobre los guls. Después de todo, tenemos los mismos problemas: el libre albedrío, la moralidad, la responsabilidad práctica ante Dios. En cuanto a la teoría, hizo un trabajo genial, realmente muy bueno ¿Cómo se puede deducir la existencia de Dios a partir de la mente? ¿Qué Dios se puede deducir de nuestra mente gul? No se puede deducir nada más que oscuridad. Pero en cuanto a la libertad interior, la cosa es muy diferente; recuerdo que antes, cuando todavía era audaz y bebía la sangre de los bebés, hasta en el momento de mayor éxtasis sentía en el alma algo libre, divino e incluso juguetón ¿No es esto una prueba de la inmortalidad del alma? No debe ser al pedo que todos los pensadores distinguen lo externo de lo interno.


25 de mayo

No me gustan los bulldogs, ni los perros en general. Devorar algo sin la presencia de la razón es insignificante... Nos llamaron la atención por desperdiciar sangre (no a mí, sino a las autoridades, ¡jejejejeje!). Me temo que nuestra sala de donantes se terminará disolviendo. Todo el mundo piensa que el jefe está haciendo negocios con la sangre.

31 de mayo

Tengo una nostalgia terrible... como dicen algunos, sueño con otros horizontes ¡¿cuándo terminará todo esto?! Bebes, sangre, robar, mirar a los costados perseguido, leer a Kant y, sin embargo, querer irme a otro mundo, a otro, y no al más allá ¡La re puta madre que lo re mil pario! Estoy absolutamente aburrido de este mundo.

No sé cómo terminará. El suicidio no tiene sentido, e incluso es algo que difícilmente pueda alcanzar, a la larga siento lástima por mi mismo. Quiero retirarme, que haga calor y que las autoridades superiores miren en mi alma, poder beber sangre pero de alguna manera que ya no le haga mal a nadie.

Le ruego al cielo nada más que un alma.

Fedorenko (un gul encarnado que trabaja en una casa de sanitarios fuera de la ciudad) dice que me pasa todo esto porque durante mucho tiempo no tomé sangre de personas vivas y por eso tengo este sentimiento. Dice que beber sangre de un tubo de ensayo es un trastorno; parece que es lo mismo, pero falta algo, ¡algo muy esencial!



1 de junio

Estaba pensando en Kant ¡Otra vez! ¡De que manera tan maravillosa determinó que todo nuestro mundo es un fenómeno! ¡una apariencia! ¡Incluso así lo siento en mí! Antes tomaba la sangre de un niño, luego de otro y morían (entonces, después se encarnaban nuevamente o tal vez no) ¡Todo esto es tan frívolo! ¡Tan frívolo! No veo seriedad en ninguna parte, ¡esto es todo lo que hay! ¿Un ser como yo, dotado de un sentido metafísico y un alma inmortal puede convertirse en un gul? ¡Claro que sí! ¡¿Y esto sucede a pesar de tener un alma inmortal?! En todo caso, ¿no es mi apariencia y el hecho de que chupé la sangre de los bebés, y la misma sangre… ¡A la mierda con todo! Todo es una mierda, son absolutas tonterías. Pero... ¿Y esos pobres niñxs? ¡¿Pensás que no sentí pena por ellos?! ¡Y de qué manera! Especialmente de una chica, tan dulce, tan espiritual, con unos ojos como de ángel cristiano. Pero no pude evitar beber, en contra de las leyes naturales soy un cero a la izquierda, soy un sorete, incluso con mi alma inmortal. Al fin y al cabo, esta chica también es una apariencia, un reflejo. Después de todo, algo real no puede morir en manos de una criatura tan estúpida y sin sentido como un gul. Solo un fantasma puede morir en las manos de un fantasma.

Pero voy a terminar acá, es suficiente por hoy. Me voy a chupar unos tubos de ensayo.

6 de junio

Fedorenko definitivamente tiene razón cuando dice que parte de mi angustia proviene de la falta de un objeto vivo... Pero no puedo, soy un cobarde, un cobarde, me resulta imposible. No tengo fuerzas ¡Tal vez sea algo de la mente!

Solía ​​chupar sólo la sangre de los bebés. Son más limpios, más indefensos y están felices de morir. Pero ahora no puedo chupar más bebés. Tengo miedo incluso de sus llantos y sus gritos. Me pongo nervioso hasta el límite de lo imposible. Un niño está sentado con las piernas colgando, tiene los ojos saltones, babea, se tira pedos y yo tiemblo, deseo, me retuerzo, ¡pero tengo miedo! ¡A qué le tengo miedo, no lo entiendo! me volví muy sensible.

Pero ya no puedo vivir así ¡necesito objetos vivos! Mi boca está seca, todo mi cuerpo (que no es del todo terrenal) está temblando, ¡mis ojos están sedientos de algo celestial! ¡¿Qué tengo que hacer?!


7 de agosto

Durante dos meses no agarré una lapicera. ¡Y qué dos meses pasé!... ¡¡¿Es posible poner en palabras lo que experimenté?!!... ¡Me enamoré, me enamoré de una chica terrenal, gentil, encantadora, de alma pura y sublime! Y cómo me enamoré… ¡platónicamente! (Sin embargo, ¿otro tipo de amor no sería extraño para mí?) ¡La amo! ¡Ayuda! ¡¡Ayuda!! ¡¡¡Gente!!! ¡¡¡Gente!!! ¡¡¡Dónde están!!!

¿Qué debo hacer? ¡La amo en cada respiración, en cada sueño, en cada pensamiento, en cada chispa de sus ojos borrosos y profundos! Nos encontramos en el monumento a Gogol… me confundo con ella... ¡Tal vez me ama! Ayuda... Amo su alma, su alma, tal vez incluso más que su carne y, por lo tanto, le deseo inmortalidad, inmortalidad real y salvación, no solo sueños vacíos al respecto... Pero, ¿cómo lograr todo esto en medio de la oscuridad y los delirios de otro mundo? ¡No le hables de Steiner! ¿Cómo puedo ayudarla? Yo, un gul, ¿puedo salvarla, conducirla al brillante camino de la eternidad, dotarla de una conciencia supraespiritual? ¡Al carajo todo! ¡Que se mueran todos para que ella pueda salvarse!


8 de agosto

Tengo mucho miedo de que me reconozcan... es un miedo muy profundo... de repente algo brillará en mis transparentes ojos azules y todo habrá terminado.

9 de agosto

¡Oh, ya es de noche y cómo la deseo! con forma de fantasma brillo en la ventana, entro a la habitación y me inclino, en silencio, en la cabecera de la cama ¡Para que ella no escuche y no tenga miedo!... las facciones de mi rostro se desfiguran, mis ojos se vuelven azules por el calor, el aroma a cadáver flota en el aire. La miro con un amor tan grande que hasta los ángeles la envidian... Mi pobre niña, si tan solo supiera... Toda la sangre que bebí se convirtió en una oración continua... ¡Pero la amo, la amo! Que extraño amar desde otro mundo.

10 de agosto

Después de todo, esto es algo trágico: ¡el amor platónico y un gul! ¡Con mis enormes ojos helados por el horror mortal, con la sangre volviéndose negra en mis labios, la miro y veo en ella un espíritu puro, omnipresente, divinamente inspirador! ¡Oh, las lágrimas empiezan a brotar de mis ojos! ¡Qué pesadas son mis inútiles manos y qué hermoso es mirar a Dios y la pureza de sus espíritus desde las llamas del infierno, desde la llama eterna, oh este cielo que se eleva sobre el infierno!



12 de agosto

Seguimos reuniéndonos. Tiemblo ante la idea de que de repente morirá de una enfermedad o de un accidente y se encontrará con el horror de otro mundo. Cómo me gustaría protegerla, salvarla y convertirla en una deidad, una deidad para mí, eterna y triunfante... Pero, qué puedo hacer yo, un pobre gul, una víctima de las vacuas leyes de este mundo?!

13 de agosto

Hoy la besé por primera vez. ¡Oh, qué dulce es un beso humano! No hay nada igual para nosotros los vampiros. Lloré solo en mi habitación toda la noche. (Ya no tomo mucha sangre de tubos de ensayos, casi nada, solo lo necesario para no caer por completo en el abismo de la locura).

23 de agosto

Pasaron dos semanas. Voy rumbo a mi muerte. De repente, sentí una atracción vampírica hacia mi amada. Un chorro de sangre salpica el altar santo. No entiendo cómo todavía no me volví loco.

Y fue la pureza de nuestra relación platónica lo que me llevó a este final. Precisamente, fue lo que me condujo a este amor ¡Amor, santo e ilimitado! Después de todo, el amor es una justificación. En efecto, en el amor no hay miedo, y el objeto desaparece en él. Precisamente porque la amo todas las barreras entre ella y yo se derrumban y al mismo tiempo se derrumbó esa extraña barrera de miedo que me detenía cuando tenía sed de sangre, incluso frente a la cara de un niño. Ahora eso ya no está ahí. El amor eliminó el último y terrible obstáculo. Mi amada hizo que fuera el mejor chupador de sangre.

Entonces ese fue el final de mis malestares, mis miedos y mis tubos de ensayo terminaron, me recuperaré, encontraré la paz y lentamente, en silencio, beberé su sangre. Con un beso, tranquilo y discreto, pero con pasión como sucede cuando hay amor, bebo su sangre sin que ella ni siquiera se de cuenta.

25 de agosto

Me estoy muriendo... pero si ella no muriera... la amo... No, no, no, la amo, pero mi instinto de chupar sangre, mi bestialidad... No, ¡no! ¡La amo y llamo a Dios para que sea testigo de esto! Pero todo termina. No puedo vencer los dos deseos que hay dentro de mí: el amor y chupar sangre.

Dios, si ella no sintiera que soy un gul... ¡¿Por qué me mira con esos ojos?! ... ¿¡Por qué a veces salen lágrimas de sus ojos!? Lágrimas de compasión... ¿Podrá perdonarme si se entera todo? Ay, si ella me pudiera perdonar (¡aunque solo sea para calmar el tormento! ¡tormento! ¡mi tormento!). Si me amara como antes me elevaría, me convertiría en una deidad, convertiría la sangre en lágrimas de niños benditos... en lágrimas de perdón... pero me muero... dos veces me asaltó ese loco deseo de arrojarme sobre ella, degollarla y beber toda su sangre... no, no, no es sexual... mi amor es santo... solo que esta necesidad espeluznante... perdón… misericordia... misericordia... pero quiero salvar su alma, más que eso, quiero llevarla a la morada de los dioses... ella solo merece estar ahí... sí, sí, pero no entre los dioses, sino como ellos que son todo espirituales, omnipresentes… sí, eso.

Lo sé, sé dónde está la salida: mañana, mañana cuando ella salga a caminar sola, con ese color alrededor de sus ojos, que solo es visible para los espíritus, me acercaré sigilosamente a ella... y... juntos subiremos... los dos... Allá, allá, a la morada de los dioses... Ella me salvará, yo la salvaré... Sí, nos elevaremos, aunque antes la golpearé y tomaré toda su sangre.




Traducción: Ana Sejmet & Mario Scorzelli


imágenes


(1) fotografía de Yuri Mamleev y Maria Alexandrovna. (2) Yuri Mamleev, Esto lleva a..., tinta sobre papel, 20 x 12,5 cm. 1970. Colección Vagrich e Irene Bakhchanyan (3) Boris Mikhailov, Sin título [Autorretrato], de la serie Yo no soy yo , 1991

(4) Vladimir Kovenatsky, En la madrugada.

(5) Yuri Mamleev, Cuchillos, tinta sobre papel, 20 x 12,5 cm. 1970. Colección Vagrich e Irene Bakhchanyan



 

Caminos tontos. Edición especial de textos con citas más o menos falsas, erudición apócrifa y referencias equívocas a Rusia.


OTRAS NOTAS


- Los nombres de los oligarcas en el mapa de la patria, Víktor Pelevin.

- El Eros de Moscú, Vladímir Sorokin.


RECENT POST