• Jorge Drechsler

Hacia una política Ponzi


A partir de la amplia y precipitada cobertura en los medios que viene teniendo la experiencia de Generación ZOE, numerosos foristas de Twitter y otras redes sociales se han propuesto reconocer esquemas de estafa piramidales que abundan en la sociedad y que, al no tener el nivel de extravagancia de ZOE, pasan desapercibidas y logran sobrevivir con un perfil más bajo pero no por eso menos riesgoso.

Es así que se ha generado casi una masa anónima de detectives paranoicos que reconocen Ponzis en cualquier estructura jerárquica financiera o social. Herbalife, Amway, Avon, por ejemplo son reconocidas empresas que se autodenominan de "marketing multinivel", pero en la práctica su funcionamiento no difiere de manera consistente con un fraude piramidal. Hay quienes detectan una gigante estafa de este tipo en los sistemas previsionales de los gobiernos; alegan la idea de que los nuevos actores que ingresan a la masa laboral sustentan el retorno/salida de ingresos para los rangos jerárquicos, es decir, los jubilados. Al ser compulsivo el pago de impuestos de seguridad social, este sería el Ponzi más importante y cruel de todos, cuya máscara se caería con la inminente crisis demográfica del mundo desarrollado.

Entre los más vociferantes detractores locales del sistema previsional, a tal punto que lo calificó lisa y llanamente de "estafa" en la televisión nacional, se encuentra el personaje más requerido de la política: el diputado Javier Milei. Lo curioso es que Milei, para sustentar sus campañas políticas y acciones sociales como el sorteo de su dieta parlamentaria, se apoya en su trabajo en el sector privado, dando costosas charlas educativo-políticas-motivacionales en numerosas ciudades del mundo, y también ofreciendo su visibilidad pública para el sponsoreo de distintas marcas y organizaciones. Es así que una de las empresas a las que el diputado le vendió su imagen es una financiera de criptomonedas llamada CoinXWorld que GARANTIZA retornos mensuales del ¡8%! (me pregunto por qué habrán elegido ese número y no cualquier otro-- ¿será su similitud morfológica con el símbolo del infinito?). Esta empresa tiene en su perfil social el aval de personalidades locales (Marley, Ángel de Brito, Cande Tinelli, Yanina Latorre y Milei, entre otros) y dice que en su proceder utiliza la inversión inicial del cliente como una suerte de encaje bancario durante los primeros 6 meses de operación. Hilando más fino, la existencia de este supuesto encaje indicaría de movida que la rentabilidad prometida no estaría tan garantizada, porque sino no habría necesidad de dicho encaje. La empresa tiene su oficina en la Avenida Libertador, como corresponde a cualquier emprendimiento que quiere demostrar pertenecer al sector ABC1 de la sociedad.

Edit: Al momento de escribir este último párrafo, la empresa CoinXWorld sacó de su perfil las historias guardadas con personajes famosos recomendando la firma. Cuando empecé a escribir el artículo hace aproximadamente 1 hora, todavía estaban :O

Concluyendo, como se dijo en otra nota de Jennifer, la profunda crisis económica y monetaria que atraviesa el país, sumado a la fiebre de las criptomonedas, es un caldo fértil de cultivo para empresas que prometen milagros financieros para los eslabones vulnerables de la sociedad. Al empezar a relacionarse con figuras de la política democrática, cabe la inquietud de saber cuánto de las prácticas partidarias constituyen esquemas similares a las estafas piramidales, y qué se puede esperar de sectores políticos que se apoyan en este tipo de organizaciones para desenvolverse en su carrera hacia el poder.

RECENT POST