• Alejo Ponce de León & Santiago O. Rey

Las venas hinchadas del expresionismo chabón



Por ALEJO PONCE DE LEÓN Y SANTIAGO O. REY

En ACTO ÚNICO (PARA TELEVISIÓN)




[Ciudad de Buenos Aires. Dieron las 18 en el interior de la Comisaría 10ma de la Policía Federal Argentina. Como es invierno, el sol ha comenzado a ponerse. El año es 1996 y en la radio que EL COMISARIO tiene en el fondo suena un tremendo temón que la había roto en Ramos hacía algunos años: It's my life, my worries, it's my life / It's my life, my problems, it's my life (my life, my life, my life)]


[Se escuchan risas fuera de la comisaría]


CHAPARRÓN.– Uh, ahí vienen estas minas... otra vez la amansadora.


AYUDANTE ALEXIS.– Dale, Chaparrón, no seas batata.


CHAPARRÓN.– Es que aparecen todos los días por cualquier cosa. Desde que murió Sandrita no paran de venir, se inventan trámites, me preguntan por el minimalismo omnicomprensivo, boludeces... ¡no sé qué hacer!


AYUDANTE ALEXIS.– ¿¡Pero cómo no!? Te estás haciendo el viudo difícil, paparulo. Después con los años se te viene la medianera a la carótida, y ahí...


CHAPARRÓN.– Que no quiero saber nada, negro. Atajalas vos y te traigo una pastafrola de Los Dos Chinos, dale. Me voy al carajo antes de que me vean.


[Chaparrón salta del escritorio y se esconde en el toilette, decorado con sobriedad y tino por EL COMISARIO a cargo de esta dependencia policial. Además del inodoro hay un florero con claveles, un balde color verde musgo y una lámina que reproduce la pintura de una casa derruida en medio de la pampa gringa. En el sector inferior de la lámina se lee: MARCOS BORIO. Arte BA 1994. GALERÍA RUBBERS]


[Se abre la puerta de la comisaría. LA TRIBUNA aplaude y chifla. Entran tres mujeres y barren con la mirada todo el espacio de la recepción. Sus nombres: PAMELA, CACHORRITA y FAINÁ. Cada una lleva un objeto distinto: un televisor en un carrito, un paquete de galletitas Ópera gigante y una pintura]


AYUDANTE ALEXIS.– Buen día, señoritas. Ayudante Alexis para servirles.


PAMELA.– Callate la boca, sorete. ¿Dónde está Chaparrón?


CACHORRITA.– ¡¡¡¡¡¡Chaparrróoooonnnnnn!!!!!!


FAINÁ.– Lo tienen secuestrado, llamen a la CORREPI.


AYUDANTE ALEXIS.– Señoritas, señoritas, calma, por favor, que este es un establecimiento respetable. Chaparrón salió y vuelve tarde. Hubo lío en el Rojas y la 9na pidió refuerzos. Las voy a atender yo [AYUDANTE ALEXIS le guiña un ojo a la cámara, abre la boca y saca la lengua, moviéndola agitadamente de izquierda a derecha]. Díganme qué puedo hacer por ustedes.


PAMELA.– Venimos a inscribirnos en el Concurso Municipal de Pintura.


AYUDANTE ALEXIS.– En el... ¡pero cómo no! ¿Trajeron el currículum?


PAMELA.– Por supuesto. Anillado.


CACHORRITA.– Yo solo le entrego el currículum a Chaparrón.


FAINÁ.– Curriculum en mano. Con stickers de corazones y sellito LA-CRA-DO.


CACHORRITA.– Acá está mi CV. Dale, dame la inscripción. También traje este cuadro para que lo vea Chaparrón, necesito una devolución, no sé si es muy...


AYUDANTE ALEXIS.– [Interrumpiendo a CACHORRITA, asustado] ...¡Perfecto señorita! ¿Vio que no muerdo? Je. Ya les acerco el formulario. Je. [AYUDANTE ALEXIS saca un par de hojas y las reparte] Aquí esta.


FAINÁ.– Esta es mi obra. ¿Qué te parece?


[AYUDANTE ALEXIS mira el objeto y pone cara de “no sé, yo de arte no entiendo un carajo”, luego mira hacia LA TRIBUNA y se encoge de hombros]


LA TRIBUNA.– ¡Eso lo hace cualquiera!


LA TRIBUNA.– ¡Cheta!


LA TRIBUNA.– ¡Montonera!


LA TRIBUNA.– ¡Cheta montonera!


LA TRIBUNA.– ¡¡¡Esto está lleno de putoooos!!!


[FAINÁ amenaza trenzarse a puños con los integrantes de LA TRIBUNA -entre quienes hay un enano con charango- pero sus compañeras la tranquilizan]


[Se abre la puerta y EL COMISARIO hace su ingreso trotando, para delirio de LA TRIBUNA. Pega un saltito y se posiciona en el centro mismo de la acción. Está hablando a través de un teléfono Motorola modelo Startac 1996 con EL EMPRESARIO].


EL EMPRESARIO [al teléfono].– Dale, Garrido, entregá el Marrone.


EL COMISARIO: ¡Pero noooo, Eduardo! ¡Sos loco vos, eh! ¿Qué tenés en la cabeza?


EL EMPRESARIO: Vamos, Garrido, por las viejas épocas. Garridito... por la vieja serenata.


EL COMISARIO: Bueno, bueno, pero porque sos vos nomás [gira 360 grados sobre su talón derecho en un movimiento grácil; se guarda el teléfono en la funda (misteriosamente vacía) de la Ballester-Molina calibre 45 y se lleva las manos a la boca como para pegar un grito]... ¡¡¡¡CHAPARRROOÓNNN, TRAIGA EL MARRONEEEEEE QUE ESTÁ COLGADO EN EL CALABOZO!!!!


[Las chicas se miran entre sí y festejan, se abrazan y saltan. Le disparan con ametralladoras imaginarias a LA TRIBUNA]

PAMELA.– ¡Yo sabía!


CACHORRITA.– ¡Ahora que se prepare el galán enlutado, que se prepare para enfrentar este conjunto de prácticas estéticas relativamente dispersas y marginales, carentes de programa explícito!


FAINÁ.– ¡Iujuuuu, Chaparroncitoooooo!


AYUDANTE ALEXIS.– Señoritas, por favor...


PAMELA.– Callate, ortiba. Si el viudo no quiere salir ahora ya lo vamos a agarrar al final del turno...


CACHORRITA.– ¿¿¿ESCUCHASTE, CHAPARRONCITO??? A LA SALIDAAAA...


[LAS 3 CHICAS ríen, LA TRIBUNA agita los brazos y festeja]


CHAPARRÓN [temblorosamente desde el baño].– ¡Ustedes solo piensan en dejarse llevar, como esa vagabunda de la película vanguardista!


PAMELA, CACHORRITA y FAINÁ [al unísono, mirándose entre sí].– ¡¡¡¡JA JA JA JA, CHAPARRRÓOOOONNN!!!!


[CACHORRITA se tira arriba del mostrador y pone los labios como la trompa de un lobo mientras aúlla: “¡auuuuuuuuuuuuu!”]


EL COMISARIO.– ¡Señorita, bájese de ahí ya mismo, me llena el mostrador de purpurina! ¿Qué son estos formularios? Estas... estas obras... de arte... No me digan que...


FAINÁ.– ¡Vinimos a inscribirnos al Concurso Municipal de Pintura!


PAMELA.– ¡Y a que Chaparroncito nos dé una devolución! Nadie sabe como él sobre esteticismo exacerbado, sobre la nieve entrando como jabón en polvo por un agujero de chapa, sobre las estructuras contradichas y dinamizadas por el color...


CACHORRITA.– ¡Estamos unidos por un lazo de color inextinguible!


LA TRIBUNA.– ¡BUUUUUU! ¡Vayan a laburar!


[EL COMISARIO hace un ademán como de masticación lenta con la boca abierta y apoya ambas manos sobre la cintura. Mira a cámara con un gesto incrédulo]


EL COMISARIO.– A ver, señoritas, a ver si nos entendemos. La autoridad acá soy yo. ¿Ven la placa? ¿Qué dice la placa?


LAS 3 CHICAS [al unísono, aburridas].– Comisario...


EL COMISARIO.– Exactamente, CO-MI-SA-RIO. Y no cualquier comisario: comisario Enrique “Suzuki” Garrido, también conocido como “Malacría”, también conocido como “Clinton”. Chaparrón nada más le pasa el trapo seco al Marrone, al Siquier y al Lidy Prati, ¿estamos? Así que si quieren anotarse al Concurso Municipal, ya saben. A ver esas obras...


[LAS 3 CHICAS refunfuñan pero van desfilando una a una con sus obras frente a EL COMISARIO]


PAMELA.– Yo primero. Esta obra se llama Era un gusano pero tenia un gran corazón. [Muestra una pintura de proporciones pequeñas, en la que un gusano viviseccionado longitudinalmente reposa sobre una cama de operaciones. El interior del gusano deja ver un corazón gigante y rojo].


EL COMISARIO.– Muy troska. Siguiente.


CACHORRITA.– A ver yo. Esta obra se llama El fantasma de la ópera [Es un paquete de galletitas Ópera gigante. Un fantasma simpático se asoma desde el interior. Técnica mixta].


EL COMISARIO.– ¡Frívola! Siguiente.


[CACHORRITA frunce toda la cara y hace de cuenta que escupe al piso. Le saca la lengua a LA TRIBUNA]


FAINÁ.– Bueno, voy yo. Esta obra se llama Las 12 cuotas de un pomo de óleo [Arrastra un carro con rueditas sobre el que reposa un aparato de televisión. En la pantalla puede verse un video de la hinchada de Boca cantando “Hay que pintar / hay que pintar / el que no pinta / es conceptual”]


EL COMISARIO.– Gay y falopera. Listo, cortame acá. Ustedes no están listas para representar al arte de nuestro país, señoritas.


LA TRIBUNA.– Ja ja ja ja ja ja ja


LA TRIBUNA.– ¡Les rompieron el upite!


LA TRIBUNA.– ¡¡CO-MI-SARIO!! ¡¡CO-MI-SARIO!!


[EL COMISARIO tira besos, saluda con la V a LA TRIBUNA y luego con el clásico gesto alfonsinista de tomarse ambas manos y moverlas a un lado y otro de la cabeza]


EL COMISARIO.– ¿En qué están pensando, señoritas, al hacer obras como estas? Porque yo salgo a la calle -salgo mucho a la calle-, veo a la Argentina y se me parte el corazón. ¿No sienten, señoritas, que a pesar de todos nuestros esfuerzos, a pesar de las transformaciones, la presencia inquietante de la extrema pobreza persiste? Entonces digo: ¿es acaso la extrema pobreza una consecuencia del modelo económico adoptado por el país a partir del plan de convertibilidad? ¿O la pobreza se ha instalado antes del modelo y sería todavía más grave si no lo tuviéramos? [LA TRIBUNA gesticula como si sus integrantes fueran monos, rascándose las axilas y chillando, se golpean entre ellos, pierden dientes]. La extrema pobreza ¿se ha instalado en la Argentina a causa o a pesar del modelo económico vigente? ¡El giro de 1991 -que contó con sucesivas aprobaciones populares- trajo consigo la esperanza en un futuro distinto! Entonces ustedes, como artistas, ¿qué posición toman frente a estas cuestiones?


FAINÁ.– ¡Lo mato! ¡Agarrame que lo mato!


EL COMISARIO.– Es Luis Thonis quien elige sentar posición en contra del surrealismo como epítome de la vanguardia, ¿me explico?


FAINÁ.– ¡Te juro por mis medias agujereadas que lo reviento a este... a este amigo del Coco Basile!


[Súbitamente comienza a fluctuar el dial de la radio que EL COMISARIO guarda en el fondo. Se lo escucha al Presidente de la República entonar una canción de antaño: Palideció la luz del sol / Al escucharte fríamente conversar / Fue tan distinto nuestro amor / Y duele comprobar que todo, que todo terminó]


[Un resplandor intenso y tornasolado enceguece a todos en la recepción. El ficus que decoraba un rincón comienza a flotar en el aire. Se atemorizan. LA TRIBUNA, deshumanizada, hace ademanes de adoración subiendo y bajando los brazos en sincronía]


EL COMISARIO.– ¡Ave María Purísima!


AYUDANTE ALEXIS.– ¡¡¡Sin pecado!!!


FICUS RESPLANDECIENTE [con la voz del dios vengativo de la tribu de Manasés].– LA CULTURA NO QUIERE CORTARLE LOS HUEVOS AL NEGRO


PAMELA [mirando a CACHORRITA].– ¿¡Quéeeee!?


FICUS RESPLANDECIENTE [con la voz de una licenciada recién salidita de Derecho, dispuesta a llevarse el mundo por delante].– No teman, soy Sandrita, abogada y difunta esposa de Chaparrón.


CACHORRITA: ¡Rajemos, boluda!


[LAS 3 CHICAS quieren salir pero el ficus, ingrávido y resplandeciente, les corta el paso]


CHAPARRÓN [desde el toilette].– ¿Sandra? ¿Sos vos, Sandrita?


[Suena un trueno. Llueve, milagrosamente, papel picado en el interior de la comisaría]


FANTASMA DE SANDRITA [con la voz del afamado modelo, actor, diseñador y conductor televisivo croata Ante Garmaz].– ¡¡¡LAS ESCENAS ARTÍSTICAS SON UN REFLEJO ENFERMO DE SUS COLECCIONISTAS!!!


CHAPARRÓN.– ¡¡¡Es ella!!! [Sale del baño]


FANTASMA DE SANDRITA [con la voz del estadio Chateau Carreras donde apenas unos meses atrás Huracán de Corrientes había derrotado 1-4 a Talleres y conseguido el tan ansiado ascenso a la primera división].– Nuestros hijos son blandos. Son una cueva de carne blanda donde las reglas del mundo no tienen sentido ni fin.


[PAMELA, CACHORRITA y FAINÁ se abalanzan sobre CHAPARRÓN, que cae al piso y se arrastra hacia el FANTASMA DE SANDRITA]


FANTASMA DE SANDRITA [con la voz de una artista que durante el siglo XXI cambiará para siempre el rumbo de la historia argentina].– Esto ya no es rock, algunos roban estéreos, otros roban esposas pero todos robamos.


CHAPARRÓN [arrastrándose por el piso y remolcando a LAS 3 CHICAS como en un tren humano].– ¡Sandra! ¡Volviste, mi amor!


[EL COMISARIO y AYUDANTE ALEXIS están de rodillas, tomados de la mano]


EL COMISARIO.– ¡Miracolo dei miracoli! ¡Santa Madonnina! ¡Panetone vergine! ¡Porta felice del Cielo!


[CHAPARRÓN se arrastra hasta abrazar finalmente el ficus poseído]


[EL COMISARIO y AYUDANTE ALEXIS oran de rodillas. CHAPARRÓN está abrazado al ficus, PAMELA está agarrada de la piernas de CHAPARRÓN, CACHORRITA está agarrada de las piernas de PAMELA y FAINÁ está agarrada de las piernas de CACHORRITA. LA TRIBUNA se arranca los ojos con las manos y riega de sangre el piso de la comisaría]


FANTASMA DE SANDRITA [Primer plano del ficus, que ahora habla con una voz famosa, perfectamente reconocible por cada argentino y cada argentina].– Es una luchaaaa...


FINIS

Imágenes: Santiago O. Rey, 2021.


#EspiralAños90 edición especial de textos críticos sobre los años 90s

editado por Francisco Lemus y Mario Scorzelli



RECENT POST