• Ana Sejmet

Organización comunista



Si hay alguna medida que marque con precisión qué tan lejos nos encontramos del comunismo es esta: el trabajo socialmente necesario está muy lejos de desaparecer. El tratamiento de la caca, los residuos y ocuparse de lxs desprotegidxs siguen siendo tareas tediosas. En muchos casos mal remuneradas y, sobre todo, cosas que nadie quiere realizar. Sinceramente ¿quién disfruta de destapar las cloacas, de cargar los camiones de basura, de cambiarle los pañales a lxs niñxs y ancianxs? Mi respuesta es esta: Nadie! Por eso, hoy por hoy, esa es la tarea de lxs comunistas.


Lxs comunistas no se ocupan de pedir subsidios, de protestar y echarle la culpa de los males del mundo a lxs otrxs y, mucho menos, de “trabajar de lo que les gusta”. Lxs comunistas no piden pañales, limpian la caca de todxs con sus propias manos o, en el mejor de los casos, crean máquinas y se dedican a desmantelar aparatos burocráticos-administrativos deficientes para poder hacerlo de una mejor manera.


Entonces, ¿quiénes son lxs enemigxs del comunismo? Fácil: lxs tortugas negras, lxs vampirxs hipócritas, todxs lxs que niegan la existencia del trabajo socialmente necesario y se dedican a crear una infraestructura burocrática para transferir recursos estatales de la causa comunista a cualquier otro tipo de actividades que no sean el trabajo socialmente necesario.


Grabois tiene razón cuando dice: hay que ocuparse de lxs nadie. Pero… ¿quiénes son lxs nadie? Por el bien de estas argumentaciones vamos a decir que lxs nadie son quienes realizan el trabajo socialmente necesario. (Ser nadie es ser impersonal). Y… ¿qué particularidad tiene el trabajo socialmente necesario? Tiene 2 particularidades:

  • la primera es que se trata de algo social. No es un trabajo subjetivo ni personal que se ocupa de los intereses o deseos privados de alguien, sino que es el interés social objetivo, fácil.

  • La segunda es que se trata de algo necesario, ocuparse de lxs desprotegidxs y limpiar la caca es necesario. Esto quiere decir que no estamos dispuestos a someterlo a un debate filosófico. Es algo urgente que no amerita deliberaciones. Pero ojo, esto no quiere decir que sea algo eterno. Lo que hoy es necesario podría ser contingente cuando alcancemos el comunismo. Pero ya tendremos tiempo libre para ocuparnos de eso.

Algunxs creen que el presidente no puede trabajar 1 hora por día en construir cloacas con sus propias manos porque tiene cosas más importantes que hacer pero… ¿en serio? ¿qué puede ser más importante?


Algunxs dicen que lxs niñxs, pobrecitxs, no tienen que trabajar 1 hora por día fabricando cemento solo porque son niñxs. Pero qué se supone que tienen que hacer lxs niñxs todo el día… ¿jugar a la play?


Algunxs dicen que a los 65 añxs las personas se tienen que jubilar y vivir sin responsabilidades sus últimos 20 años; pero todavía hay mucho que pueden hacer por nosotrxs.


Lo peor de todo, lo imperdonable, es que algunos piensas que como son artistas solo tienen que trabajar de lo que les gusta y si no consiguen sus ingresos en el mercado, el estado debería subsidiar su trabajo sin importar el caso particular de que pueda tratarse de algo absolutamente personal e innecesario…


Es llamativo pero, a pesar de osterntar una creatividad privatizada rebosante, lxs artistas aún parecen incapaces de comprender que todavía existe el trabajo socialmente necesario y ellxs no están haciendo nada al respecto.


Frente a la responsabilidad absoluta que promulgan la iglesia y la militancia política que, siendo lo suficientemente estrictxs como nos piden deberíamos decir que no cumplen en absoluto con sus propias premisas extremistas, propongo un plan completamente realizable para lograr un país con mayor justicia social, el Plan de la Mínima Responsabilidad.


¿En que consiste ese Plan? Es sencillo: en trabajar, de manera obligatoria, para realizar el trabajo socialmente necesario. La ciencia hoy nos permite calcular con bastante precisión el tiempo de trabajo socialmente necesario que no supera las 5 horas semanales. Tengamos presente que se trata de un trabajo completamente objetivo, en el que el valor simbólico se diluye en la ley de obligatoriedad, que no permitiría ninguna circulación social interna de significación más allá del debido cumplimiento. Y, lo importante, las 23 horas restantes del día que no están sometidas a la obligatoriedad del trabajo socialmente necesario y objetivo quedarían liberadas para siempre.


Comunistas! Lxs invito a tener la mínima responsabilidad para liberar el tiempo y les comparto un breve poema que escribí en el baño:


¡Todxs a trabajar!

Es solo un ratito.

Cloacas y agua potable,

energía y progreso.

La economía popular 

es trabajo social necesario.


RECENT POST