El desarrollo infinito de la capacidad científica de la humanidad

February 19, 2020

-
La vida humana más larga que conocemos fue de 160 años de duración. Podemos mantener intactas nuestras facultades mentales completas hasta los 80 o 90 años de edad. Pero un elefante, que vive por más de 260 años, tiene una memoria mucho más vasta. Eso significa que la longitud de la memoria puede extenderse. Los seres extraterrestres podrían hacerlo durante más de un millón de años. ¿No ha habido más de un millón de años de existencia humana? Y se reproduce incesantemente, sin destruirse, sin que su reproducción la borre. La materia, en el caso de la humanidad, persiste mediante su reproducción. No desaparece, solo una forma de organización de la materia –la forma de vida humana– desaparece. La materia se transforma en otra cosa y participa en la transformación de otra cosa. 

 

En otros planetas, la materia podría transformarse sin necesidad de destruir su estado de existencia, ni su constitución como ser vivo. Es posible que no tenga que reducirse a cenizas para alimentar algo más ¿Cuál es el significado de una semilla? Es materia en un estado primario, que estimula otros elementos y se reproduce en otra forma. Es posible que, entre otros seres, no exista la necesidad de la muerte para la reproducción. No estamos diciendo que esto sea así, pero es totalmente posible. La energía todavía se usa de manera muy mecánica, limitada y rudimentaria. Hoy, utilizamos la transformación de la materia en energía, pero no la energía que ya existe en un estado natural. Esto debe hacerse. Por ejemplo, podríamos suprimir toda refinación de petróleo, necesaria para la transformación de esta materia en energía. Un día, la energía vendrá del aire. La electricidad es parte de la estructura y el comportamiento de la materia. Nos beneficiamos de esto porque lo hemos descubierto. Pero todo esto es muy limitado. Mañana, la electricidad no será necesaria. Todo lo que existe es energía, eso es algo propio del planeta Tierra. La condición de existencia de un objeto es que tiene energía. La organización del cuerpo humano, el cerebro y otros órganos y sentidos tienen energía. En otros planetas podría ser muy diferente. Nos alimentamos porque el organismo humano está constituido de tal manera que hace que alimentarnos sea necesario. Esto es algo conveniente para el capitalismo, porque de lo contrario no habría razón para vivir sometidos a este sistema. La capacidad científica de la humanidad está determinada por la organización social. La organización de la sociedad en términos de propiedad privada es muy limitante, porque el impulso, el coraje y la audacia que permite están determinados por los intereses de la apropiación individual. Nuestra audacia es, por lo tanto, muy limitada, porque se detiene tan pronto como se satisface este interés. Si el ser humano va más allá de esto, tiene la sensación de haber ido demasiado lejos. Esta limitación social restringe la capacidad de la sociedad. En la sociedad socialista, la capacidad de la sociedad será ilimitada. La noción de vida, existencia, sociedad, se medirá por los intereses objetivos de la vida y el progreso. La existencia y el progreso se identificarán entre sí. Las nociones de conservadurismo, parasitismo, pasividad, ya no existirán. El progreso será la existencia misma, como en el caso de la materia. La materia no existe, si no progresa y se transforma. Lo mismo es cierto para la vida de la sociedad. No existe sin progreso. La condición de existencia de la sociedad es el progreso. Inmediatamente, el progreso dará ímpetu a su capacidad y audacia, que será un millón de veces mayor que la del sistema de propiedad privada. No estará limitado o determinado por lo que convenga a los intereses individuales. Toda la sociedad estará allí para dar confianza y tranquilidad. El pensamiento común de toda la sociedad cambiará las formas de vida. Por ejemplo, en el mismo tiempo que hoy necesitamos para llegar a la Luna, podremos viajar distancias de millones de años luz. 

 

Hoy hablamos de millones de años. Mañana, la medida no será la misma. Encontraremos fácilmente formas de resolver todos los problemas derivados de las nociones de tierra, gravedad y presión atmosférica. Encontraremos una respuesta al problema esencial: la capacidad de la sociedad, organizada como un pensamiento social único, podrá resolver todo. No habrá, como hay hoy, ciertas personas que piensan, ciertas facultades, ciertas universidades. Las universidades existen en la medida en que se hace una división o una separación. Sirven a la explotación de la sociedad por el bien de los beneficios capitalistas. Para eso sirven las universidades. Mañana no las necesitaremos. El progreso será común para todos: la audacia enfrentará a la naturaleza. Este punto es importante para la formación y el conocimiento del marxismo. El conocimiento marxista es ilimitado. No se detiene en la cuestión de las luchas sociales, económicas y políticas. Comprender la existencia brinda la seguridad necesaria para concebir la solución de todos los problemas. No hay problema más allá del mandato de la humanidad. Todos los problemas de la humanidad se influyen mutuamente. Cuanto más dominemos el conocimiento de la historia, la humanidad, la sociedad y la materia, más confianza tendremos para abordar los problemas con resolución y audacia.

 

Científicamente preparados con el marxismo como nuestra herramienta, y a través de la dialéctica, podemos abordar todos los problemas Incluso sin preparación previa ni conocimientos sobre un campo específico. Este es un aspecto esencial. El otro, es la audacia socialista, extraída precisamente de la objetividad del marxismo. No estamos sujetos ni dependemos de lo que existe ahora ni de lo que vendrá en el futuro. Somos objetivos y nuestro pensamiento no tiene límites. El único límite es la falta de capacidad humana para comprender más. Esta capacidad humana también es producto de las relaciones sociales. Es por eso que en la sociedad socialista, la capacidad y el conocimiento humanos serán la norma para toda la humanidad. La gente tendrá una capacidad científica superior a la de Marx, lo que no afecta en absoluto su importancia histórica.

 

El desarrollo de la historia continua y hoy existen condiciones que no existían en la época de Marx. En el futuro cercano, el conocimiento científico y la confianza en la sociedad desarrollarán la capacidad de la sociedad. Pero todavía no estamos viviendo en el socialismo. Todavía estamos en esta sociedad. El espíritu crítico es una condición esencial, inherente al marxismo, es su fuerza histórica, inagotable hasta el punto en que aparecen medios superiores de interpretación que nos permiten comprender los procesos de la naturaleza. La dialéctica será uno de sus aspectos. El espíritu crítico representa un sentimiento constante de la necesidad de revisión, análisis, observación, estudio, para ver qué efectos y qué conclusiones surgen del desarrollo de la naturaleza y la sociedad. El marxismo en sí mismo es insustituible, porque es un método para comprender la historia del mundo.

 

Surgirán medios de interpretación superiores al marxismo, no porque el marxismo sea incorrecto, sino porque la humanidad alcanzará una mejor comprensión. La dialéctica será parte de alguna herramienta superior. Todas estas personas que aceptan la existencia de platillos voladores lo hacen sin el impulso o la voluntad de desarrollar una comprensión científica, sino simplemente porque están obligados a reconocer lo que es un evento real. Pero no tienen el espíritu sistemático o la objetividad para hacer uso de la comprensión que tienen en el terreno social. Por ejemplo, si la vida existe en otros planetas, esto significa que existen formas superiores de organización social, que no los obligan a vivir como nosotros aquí, con guerras. Todos aquellos que aceptan la existencia de platillos voladores, solo los han reportado. Como alguien que proyecta una luz en una pared y dice "esto es una luz" pero no saca conclusiones.

 

Nosotros, por el contrario, abordamos estas preguntas para contribuir a comprender la historia y, en consecuencia, desarrollar nuestra audacia. La base de la audacia histórica es la certeza. Las masas vietnamitas son una demostración de esto. Es el marxismo el que da esta confianza. Es muy importante preocuparse por estas cuestiones. Sin embargo, no tenemos tiempo. Ciertamente, debemos prestar atención a todos los problemas que encontramos ante nosotros, sin perder de vista otras preguntas. No somos indiferentes a eso. Aceptamos que existen seres extraterrestres, como una conclusión del pensamiento dialéctico. Esto nos da la confianza de que podemos sobreponernos sin importar qué otros fenómenos existan, no nos agarraran desprevenidos. Estos problemas no ponen en duda el método dialéctico.

 

Por el contrario, lo confirman. Esto se confirma en cada ocasión. Creemos que pueden existir seres extraterrestres, así como existen los platos voladores. Basándonos en el conocimiento que tenemos gracias a la dialéctica, esto también es válido con respecto a la organización de la materia. No hay razón, por ejemplo, para que la reproducción siempre tenga lugar a través de parejas. También puede haber autorreproducción, como es el caso de la ameba.

 

¿Por qué no podría ser este el caso de los humanos en el futuro? Estos seres de otros planetas vienen a observar la vida aquí abajo y se ríen de los humanos, nosotros que luchamos entre nosotros por quién tiene más cañones, automóviles y riqueza. La posesión de riqueza es una distorsión del sentimiento humano por parte de la organización social: en cambio, el sentimiento humano es fraternal, colectivo. Poseer riqueza es una degeneración de estos sentimientos. ¿Por qué los burgueses quieren veinte autos, cien fábricas, el rango de general? ¿Por qué? ¿Qué le da eso? ¿Poder sobre los demás? ¿Y luego que? ... No le da ninguna capacidad para elevar y desarrollar su inteligencia. Por el contrario, la limita. La clase burguesa no puede tener interés ni perspectiva de buscar objetivamente el desarrollo de la sociedad. Solo le conciernen los bienes materiales, de los cuales puede obtener ganancias, y así la perpetuación y extensión de la propiedad privada. Esto limita su comprensión y le impide pensar. Incluso si la información sobre platos voladores es fantasiosa, como suele serlo, la base histórica es correcta.

 

Ni el capitalismo ni la burocracia en los estados obreros, ni ningún pensador burgués, pueden explicar esto. Todos hacen agua, están abrumados. Quienes podrían hacerlo no tienen los medios, porque dependen de las principales instituciones científicas y de investigación, que dependen del capitalismo. Es necesario tratar de comprender estos fenómenos, no solo para aumentar nuestro conocimiento, sino para extender la aplicación del marxismo a todas las ramas del conocimiento. Por ejemplo, el pensamiento. La velocidad del pensamiento depende de los medios materiales dominantes. El pensamiento todavía es muy limitado hoy. Mañana será infinitamente más poderoso y más rápido también. Cuando se haya eliminado la lucha de clases y la armonía sea una necesidad de la vida, el pensamiento tendrá un campo de operaciones y posibilidades de desarrollo infinitamente superiores a las que existen en la actualidad. Hoy, el pensamiento es muy limitado, desde la infancia en adelante. Para sacar conclusiones más profundas sobre estas cuestiones, debemos seguirlas atentamente, interesarnos por ellas, debatirlas, conocerlas y estudiarlas. Se presentarán otros fenómenos como el de los ovnis. Toda una serie de cosas atraerá nuestra atención. ¿El desarrollo de la materia en otro universo es similar al de este?

 

Si es diferente, ¿qué forma tomará? La utilización de la materia debe tener lugar en un nivel superior. Los organismos no se crean arbitrariamente, sino de acuerdo con ciertas composiciones y relaciones internas de la materia. El organismo está estructurado a partir de materia inorgánica, luego adquiere una forma orgánica y luego es modelado en función del entorno en el que evoluciona. Estos seres que vienen de otros planetas con una estructura similar a la humana pueden originarse a partir de un proceso de organización de la materia similar al de la Tierra. También pueden haber usado materia para tomar esta forma. Podrían hacerlo si han logrado dominar la ciencia, y de la misma manera nosotros aquí podríamos aprender a mover montañas. Mao Zedong dice que debemos hacer esto con un pico y una pala. Pero esos seres lo hacen mediante la acción de la energía de la montaña. Es posible. Pero no es un problema que podamos resolver en este momento. No tenemos los tiempos ni los medios. Ya podemos reproducir la vida. Ciertamente, esto también debe ser cierto en otros planetas. Estos seres pueden hacer eso. Aquí, trasplantamos corazones y riñones, órganos fundamentales del cuerpo humano. Pero es posible que en otros planetas creen vida. Engels nos dijo que ya en su tiempo era posible producir protoplasma artificial, siendo esta una base esencial de la célula y, por lo tanto, una base para la existencia. La discusión de estas cuestiones pronto se generalizará, ya que contribuyen al progreso de la humanidad en su integración con la naturaleza y el universo.

 

 

Fragmento del texto Platillos voladores, el proceso de la materia y la energía, la ciencia, la lucha revolucionaria de la clase trabajadora y el futuro socialista de la humanidad. Publicado el 26 de junio de 1968. (3ra parte)

imagen: obra del artista Lino Divas. 

Notas relacionadas:

La concepción dialectica de la historia, J Posadas. (parte 2)

Exopolítica, J Posadas (parte 1).

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

September 16, 2020

September 16, 2020

September 16, 2020

September 8, 2020

September 8, 2020

September 2, 2020

Please reload