• Bob Lagomarsino

Elecciones legislativas... en arteBA



La realidad se ha vuelto algo muy difícil de interpretar para los liberales, esto queda en evidencia fácilmente si uno observa la seguidilla de malas decisiones políticas que los han llevado a perder terreno en todas las instituciones artísticas que hace algunos años les pertenecían. En medio de este panorama, la fundación arteBA se encuentra en una etapa de definiciones para elegir a la próxima persona que ocupará el puesto de Gerente General luego de la gestión de Julia Converti.


Quien ocupe esa posición deberá llevar el día a día de una de las instituciones más importantes para la cultura argentina aunque amenazada por la gestión fallida al inicio de la pandemia, una cambio de autoridades muy desatinado que tuvieron que rectificar y la incertidumbre de comenzar el segundo trimestre del año sin tener ningún tipo de precisiones acerca de poder contar con una feria presencial en 2021.


El Consejo Directivo de la fundación ha convocado a diversos referentes de las artes visuales para ofrecerles una postulación. Sin demasiado éxito entre esos referentes ahora ha presentado una lista corta con tres candidatos finalistas de la que debería salir el próximo o próxima gerenta general.


En esta lista corta se presenta una terna de candidatos: una ascendente funcionaria de una provincia mediterránea, un curador independiente con antecedentes en un prestigioso museo porteño y una gestora cultural con una amplia formación y carrera en asuntos culturales de menor importancia.


Cada uno de estos candidatos tiene verdaderas razones para encarar el cargo con el profesionalismo que la posición requiere y fueron propuestos a consideración por miembros del Consejo de Administración.


Podríamos inferir que coleccionistas que no forman parte del establishment porteño han propuesto a quien posicionó a la ciudad de Córdoba como la segunda ciudad en importancia en artes visuales. La ambición de quien conducía la implementación de esas políticas fue el gran combustible espiritual que permitió alcanzar el éxito. Lamentablemente el peronismo transformó una de las pocas políticas públicas culturales fuera de Buenos Aires en un Mercado de Pulgas virtual donde se vendían radios antiguas y juguetes de latón.


Sin embargo, también otros sectores impulsan candidatos propios. El mencionado curador independiente cuenta con el beneplácito y aval de la actual presidenta de la fundación. El apoyo no es un capricho si no el respaldo a un verdadero mecenas de la debilitada escena local, a uno de los destratados por la gestión anterior de arteBA. Un candidato que ha ocupado un puesto de jerarquía en un museo importante hasta que a la directora se le ocurrió pensar que los planetas se habían cruzado y la relación ya no podría ser posible.


Alguno podría considerar que este es un puesto menor para él y probablemente lo sea si tenemos en cuenta que tiene mayores méritos que varios de los que ocupan puestos en el directorio y definirían su nombramiento. Una mancha más en los antecedentes de arteBA.


Estos son quienes aspiran a las mayores chances para la nueva gestión de la Fundación. Pero también existe la posibilidad de un tercer candidato en caso de que la amistad y las internas no hagan posible las primeras fumatas blancas. Aquí aparece una candidata propuesta por los sectores liberales del Directorio como una decisión salomónica que no deje heridos entre los proponentes.


Las cartas están sobre la mesa. Resta conocer que bando tomará el control de la feria. Tenemos dos correctos candidatos con particulares puntos a favor cada uno. Una elección sin duda difícil.


RECENT POST