• Tomás Espina

Fotoretrógrados


Me llama la atención que tanto artistas como actores del sistema del arte que estamos en disidencia con el planteo de Lezano no hayan tenido voz en medios como Página 12 (diario que hasta hace un tiempo se proponía como progresista, vanguardista e incluso “rebelde” en cuestiones culturales). 


He tratado de seguir el tema desde que se hizo pública la denuncia, he visto como Lezano ha tratado incluso de diferenciarse de su propia denuncia mostrando trabajos suyos en los que se apropia del trabajo de otres, tratando de hacer una diferenciación entre una apropiación apropiada de otra que no lo es.


Quisiera saber cuales son los parámetros que utiliza alguien para decir que es lo apropiado y lo que no lo es (cosa que me resulta muy difícil sin que una sensación de conservadurismo atraviese el asunto). Pero haré el esfuerzo de colocarme en la cabeza de alguien que parece tener esas respuestas. 


¿Quién tiene la vara para determinar qué es lo debido y lo no debido en cuanto a la producción de imágenes se refiere?


Según Daniel Molina si vas a hacer una apropiación debe ser de una obra muy conocida (así todos saben a quién estás choreando) de no ser así es una apropiación indebida (Daniel escribió “indevida”, si el furcio se analiza ya nos vamos al carajo). En ese caso supone que Nora Lezano y esa tapa no son lo suficientemente conocidas como para ser objeto de apropiación. Y pone a las Meninas de Picasso y la Gioconda de Duchamp como ejemplo de obras apropiadas de ser apropiadas y cerrar la discusión, soslayando casi toda la obra de Warhol y la de una cantidad innumerable de artistas que han trabajado sus pinturas a partir de fotografías de otres (Bacon, Degas, Berni, como para nombrar los más conocidos).


Otra argumentación es que debe tener alguna “modificación” como si el hecho mismo de pasar de ser una foto a una pintura no fuese suficiente transformación. 


Pasa que además de un creciente conservadurismo vivimos tiempos de una chatura, de un aplanamiento del universo visual nunca antes visto. Supongo que Nora nunca llegó a ver la pintura de Mariana Esquivel en vivo, es decir la pintura que hizo Mariana nunca fue vista por Nora, eso ya nos coloca en el terreno de la pura virtualidad, plana, sin profundidad ni de análisis ni de experiencia. 


Otra cuestión harto debatida es la intencionalidad. ¿Cuál fue la intención de M. Esquivel? ¿Pensó que no se darían cuenta? ¿Creyó que no estaba cometiendo ningún delito? ¿Quiso copiar la foto de Lezano de manera idéntica? (cosa que sí quiso hacer, aunque bastante cerca, no le salió)   ¿Quiso homenajear a la banda retratada? Nunca lo sabremos y poco importa. Nunca fue muy importante la “intención” en cuanto a producciones artísticas hablamos, pero si importan sus repercusiones y en este caso en lugar de ser una fiesta, una celebración de la no identidad, de lo inapropiado y de la libertad,  estamos tratando de entender qué es lo que le molestó a la autora del “original”. Ya vivimos cosas así con Kodama y una re versión de Borges. Pero viniendo de alguien de otra generación como Kodama, me resultaba algo más compresible. 


Lo cierto es que con este episodio Lezano (seguramente sin quererlo) entró en el territorio seco y anquilosado del institucionalismo, de su autoafirmación por sobre el poder de las imágenes que incluso ella genera. Espero que aún esté a tiempo de re pensar su denuncia, de abrir una puerta para que las imágenes que producimos no le pertenezcan a nadie, y que sean de todos como soñó alguna vez, en relación a la música, Violeta Parra y Atahualpa Yupanqui. Pero para ello seguramente va a hacer falta un diálogo y así poder deshilvanar las causas más profundas de la reacción de Nora . ¿Qué te molestó Nora? ¿Qué esa pintura se haya ganado un premio? ¿Qué no te hayan pedido permiso? ¿Le hubieras dado permiso? ¿Permiso de hacerla? ¿Permiso de mandarla a un concurso? ¿Si te hubieras cruzado con Mariana haciendo dedo por ejemplo y ella te mostraba esa pintura? ¿Cómo hubieras reaccionado?  ¿Si alguien hubiera reproducido esa tapa de disco en un grano de arroz, también lo hubieras denunciado? 


Y no estoy hablando en términos legales, no pongo en duda los “derechos” de Nora. Sabemos que la ley protege el derecho de imagen por cincuenta años (ley que gusta tanto aplicar al gremio de los fotógrafos). Pero También es ilegal la mariguana con uso recreativo y no por eso vamos a salir a denunciar a quienes la cultiven con ese fin. Hay tantas cuestiones que aun son ilegales y que creo que debemos darnos el tiempo de discutirlas. 

Pienso ahora que llegamos a hablar de algo más que una pintura. Y lo que me interesa es cuando una obra nos invita a pensar colectivamente. El original y la copia forman parte de un debate rancio, un eterno retorno que siempre estamos actualizando.


Hablemos de rock y que esas legalidades se quemen en la hoguera de las vanidades. 



RECENT POST