top of page
  • Julián Astelarra

Las Chicas C


Fijar el destino de un viaje se convierte en la perfecta excusa para pintar. Para emprender un camino vertiginoso de aventuras, abandonando la rutina y adentrándose en un espacio-tiempo deforme. Este es el punto de partida de la nueva producción de Julieta Proto Boca junto a Valerie llamada Las Chicas C. que se presenta en el nuevo espacio Barrakesh.


Los viajes nos comprometen con movimientos y transformaciones, ya sean físicas o metafóricas. En las pinturas de Proto, se refleja esta constante metamorfosis en movimiento. Personajes difusos coexisten con frases oportunas, mientras que manchas de aerosol, grati y formas irregulares se entrelazan con diversos grafismos. Lo singular de todas estas composiciones radica en que Proto disuelve las fotografías que sirven de base hasta dejar casi imperceptible su rastro. Estas obras respiran frescura en el contexto del ecosistema de la pintura local, que a menudo se obsesiona con la evidencia digital al crear nuevas imágenes. Proto logra este acierto mediante la superposición de múltiples capas de pintura, la deformación del espacio, los contornos y las formas.


Las obras de esta manera difuminan los recuerdos de este particular viaje a Los Nonos. La pintura se convierte en una esponja capaz de absorber las pasiones que emergen de las experiencias de la artista. Sin embargo, no todo lo que reside en nuestra memoria son experiencias concretas o información consciente. En la memoria (o en las pinturas), las emociones resuenan como vestigios de sus aventuras. Para Proto, tanto la memoria como las pinturas son susceptibles a cambios. Los recuerdos pueden ser modificados al igual que un color, un trazo o una palabra. La pintura posee el poder de transformar los recuerdos, borrar las líneas del tiempo y recrear las vivencias de un viaje. Cada detalle, cada elección de color y cada gesto se convierten en un intento por capturar la esencia emocional de aquellos momentos.


Esta nueva producción de Proto es, sin lugar a dudas, una exploración morfológica de sus emociones. Ella parte de una fotografía o un recuerdo, desencadenando una desfiguración feroz que se detiene en la antesala de la abstracción pura. Es en estos límites donde encuentra sus cualidades más habilidosas: la seducción de sus manchas, la sensibilidad de su memoria y la cuidadosa elección de sus palabras. Con Las Chicas C., se puede acuñar el género del road painting, descubriendo en él una forma de pintar repleta de aventuras y el espíritu reminiscente de Thelma & Louise, con el añadido del mejor vermut.



Julieta Proto Boca, Las chicas C., curaduría de Gimena Macri, Valerie - Barrakesh, CABA. 15 de julio 2023 - 3 de agosto 2023.


Comments


RECENT POST
bottom of page