• El Vómito

Voy a traer el pelo suelto




Desde que me fui, los pelos me crecen como caña tacuara. Al pelo, lo llaman arbitrariamente protección, suciedad, sabiduría, dejadez, belleza.

Una ligera picazón anuncia una dirección y un espacio que será llenado. ¿Cuándo crece? Imposible de saberlo, todo el tiempo.

৲ ︶

Un pelo es la unidad mínima del dibujo. Uno, una línea; varios, una sombra; muchos, una mancha; demasiados, como los míos, una superficie donde pasar el dedo.

Dibujo bucles en mis piernas, el círculo de mi ombligo.

ᕦ﹏

El pelo es una dirección que llena y vacía espacios, los malversa y los restaura.

◠⊰

Por ejemplo, cuando Georg Pencz pintó unas manchitas casi imperceptibles en el pubis de su venus, empezó a llenarse un espacio en la historia del arte: la negación del pelo púbico, los bikini wax agazapados en desnudos naturales.

En un documental –veo muchas cosas desde que me vine a esta cueva– seguían el curso de una partícula en un flujo de agua tkm tirando una gotita de tinta. El pelo es un poco así: sirve para entender el curso de ciertas cosas. Basta con tirar un pelito a la corriente de la historia. O a contrapelo.

۱ۍ

En su combinación, convergencia o divergencia, los pelos crean cosas interesantes y sobre todo: un rastro. Todo depende de la forma en la que se combinen o peinen, la forma que se les dé.

✺ ༄

Muchos científicos del siglo XIX, demasiado bien peinados, empezaron a estudiar el pelo igual que estudiaban la ropa. Sentían que todo iba muy rápido y querían organizarse.

.⁘ ⁙ ⁚ ⁛ ˙ ‥ ‧ . .

El pelo era un ornamento que delataba la dinámica interna de un grupo de personas, pero deberían haber empezado por ellos en lugar de buscarlo en otras tribus lejanas, o en nosotras.

‴ ´.

Algunos casos ilustrativos los podrían haber encontrado en el arte, que en general siempre es despistado y deja rastros, como el de Georg Pencz. Duchamp, por ejemplo, por más ademán de desapego material que hiciera, más allá de su performance conceptual, obligaba a depilarse a todas sus amantes.

En el fondo de esta violencia no había solamente una profunda comunión de ideas con sus compadres de la historia del arte, sino más bien un resabio de bajas y narcisistas pasiones (al parecer él también iba estrictamente depilado).

ヾ ∫ ∫ ∭

En su última obra, Duchamp armó una instalación que se veía por el agujero de una puerta. Adentro había un paisaje y blá blá blá y una presencia femenina con la concha depilada y una prominente cabellera, antinaturalmente alborotada, tapando sus facciones, purgando toda expresión legible.

৲৲৲

El pelo hay que desenredarlo para que no te enloquezca. Duchamp estuvo trabajando en esa obra años y años. Mientras todxs pensaban que había dejado el arte para jugar al ajedrez, él seguía obse con las conchas depiladas.

ゝ,,,

Estando acá en la cueva, sin nada que hacer más que dibujarme en todo el cuerpo, me acordaba de todas esas cosas, escritas para nada, que intentaban deshacer los nudos de esa cabellera ridículamente revuelta para intentar ver su cara, resolver el misterio que ese gran hombre le dejó al futuro del arte. Pero en realidad hacer todo eso es como revolverse en arenas movedizas, seguir enloqueciendo, apretar los nudos. Lo mejor es olvidarlo.

Yo, que estuve mucho tiempo pelada, peino mis herencias en el espejo con los ojos abiertos.


Ⲙⲁⲣⲓⲁ la Egipcíaca 421 d.C



Voy a traer el pelo suelto de Francisca Amigo Heras en El Vómito (Aráoz 832). Puede visitarse viernes y sábados a partir de las 19hs.

RECENT POST