• Francisco Lemus

Rosa Archivo 2



Rosa Archivo al cuidado de Francisco Lemus


La primera exposición de Marcelo Pombo fue en 1987 en el Espacio Joven del Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires –hoy Centro Cultural Recoleta–. En la revista Fin de siglo, Jorge Gumier Maier definió a Pombo como un "joven artista popular contemporáneo". Esta ocurrencia fue desarrollada posteriormente en el texto que acompañó la exposición individual del artista en la Galería del Centro Cultural Rojas en 1989. "Reproducción desmarcada de las tramas del gran arte", "propensión sobredecorativa", "apropiación estrambótica y cholula de las innovaciones visuales de las vanguardias", fueron algunas de las ideas que guiaron la obra de Pombo y que al mismo tiempo ayudaron a conceptualizar la obra de les artistas nucleados por Gumier Maier.

Jorge Gumier Maier

"Marcelo Pombo"

(Texto publicado en la hoja de la exposición Marcelo Pombo. Producción 88-89, Galería del Centro Cultural Rojas, Buenos Aires, del 3 al 18 de octubre de 1989).


En la tarea de Pombo prevalece una idea gozosa del diseño, el empeño de hacer algo con algo, objeto hallado o reproducción desmarcada de las tramas del gran arte.


Huido del plano en tanto campo raso para la expresión de lo subjetivo, fugado del plano como pantalla donde se develan misterios, él ignora los alientos triunfales, la campana de lo histórico en favor de fantasías más cotidianas y mundanas.


Su propensión sobredecorativa (siempre se decora sobre), sus extremadamente amanerados estamentos de belleza sintonizan el ánimo de la decoración de interiores, las manualidades y artesanías. El regodeo en la labor minuciosa y un espíritu tribal pulsan su pasión neo-psicodélica que Pombo metodiza hasta lo escolar: una especie de viaje hipnótico de florcitas recortadas, de perlitas pegadas sobre ramitas y trozos de hueso que barniza.


Amante de Jackson Pollock y de Michael Jackson, ha transformado la tragicidad del primero, esa profundidad carnosa de la herida, en la cifra ilusoria del tatuaje. Si el plano buscaba tajearse en espesura, grosor, el trazo ahora en una –nunca más preciso el término– operación estética, nos devuelve a una superficie maquillada.


Esta vocación cosmética, su apetito transformista, su fascinación por los objetos raros de la naturaleza, los elementos degradados, por la apropiación estrambótica y cholula de las innovaciones visuales de las vanguardias, estas características tan ligadas a lo pedagógico y su divulgación, explican que cada obra suya suene a ejemplar, a parte de una serie que no fue ni será formulada.


El no casualmente es también un maestro diferencial, y sabe de las estrategias de lo símil, y de los goces escurridos del sentido.


Disfonía del entendimiento, vacío que nivela, con elegancia entre cínica e indulgente, el pattern de Pollock con un estampado textil…un concierto de vulgaridades para hablar con arte, pluralidad de gracias donde empero siempre se atesora al criptograma de lo valioso, lo sagrado, tras las manieras diletantes lo valioso, lo sagrado, no encerrado en opacidades sino suspendido en sus brillos.


El ritual de la belleza como un lujo, voluptuosa.


Un artificio.


Imágenes: (1) Perrita's dream vol. 2, 1988, témpera sobre cartón, 64,5 x 49,5 cm. Colección Pablo Jacoby, Buenos Aires. Obra expuesta en Marcelo Pombo. Producción 88-89, Galería del Centro Cultural Rojas, octubre de 1989.

(2) Michael y yo,1989, collage y técnica mixta sobre cartón, 40 x 30 cm. Colección Alec Oxenford, Buenos Aires. Obra expuesta en Marcelo Pombo. Producción 88-89, Galería del Centro Cultural Rojas, octubre de 1989.


Rosa Archivo 1: Hernán Ameijeiras "La única posibilidad del arte es la evasión". Entrevista a Marcelo Pombo, Omar Schiliro, Alfredo Londaibere y Jorge Gumier Maier. 7 de julio de 1993, La Maga. pp. 40-41


#EspiralAños90 edición especial de textos críticos sobre los años 90s

editado por Francisco Lemus y Mario Scorzelli

RECENT POST