Flow nocturno

December 9, 2016

 

 

Salgo a caminar pero en realidad a fumar a la luz del alumbrado público. Escucho música y me siento en un banco de plaza. En mis auriculares suena una lista que titulé “cumpleaño”, con esos sonidos pum pum, con bajos, movidos, remixes, mucho flow, mucho funk. 

Hasta que a mitad del cigarrillo aparece un señor en moto del que escondo mi celular sin que lo note (por la paranoia social contagiosa), y me dice “salí por esa salida”, a lo que respondo “¿y si salgo por la entrada?”. Con la seriedad más seria, de quien recibe un sueldo mucho menor al que debería, me responde con un gesto de desaprobación y una escupida de garzo (para mi suerte, en dirección al pasto). 

Porque cierran las plazas de noche obligándome a salir por la única vía posible, sin antes comentarme que a partir de las 22.00hs es cuando solo se puede salir y ya no más entrar. Y ni siquiera es plural, es una: la salida. 

Al salir de la plaza me dirijo al circuito deportivo. Lo llamo así porque es el recinto de la manzana monopolizado por los corredores. Camino a un ritmo elevado, la música también sube y el cigarrillo sigue prendido. Hasta que un señor de una calvicie, que deviene de haber nacido hace unos 54 años aprox, me toca el brazo y me da un leve empujón. Pego un salto del susto, me saco los auriculares de un tirón. El calvo se ríe un poco y sigue corriendo, así como si nada y como si nadie. 

Miro a mi alrededor, están todos transpirados, en shorts, remeras de fútbol y de handball, corren con los pelos recogidos y en sus auriculares escuchan unas músicas bien flow, pum pum, remixes. En los míos suenan Drake y Rihanna, me siento a tono. 

Mientras canto “work work work” pienso que el señor calvo me dio un empujón para que me una a su recinto de corredores. Para que mi paso lento se vuelva más saltado, al trote, y del trote al galope. Entonces acelero un poco el ritmo sin dejar el cigarrillo. Hasta que siento un toque de brazo, otra vez. Giro mi cuerpo, y ahí está Calvo, que, mirándome con cólera, me empuja con toda la fuerza que sus manos parecen tener. Aterrizo directo en el piso, en las baldosas de piedra, y de las baldosas a la lija del cemento negro y áspero, donde me raspo la cara, el brazo, la pierna y todo mi lado derecho del cuerpo. 

Desparramada, noto mi piel con rayas irregulares de las que empieza a reflotar un líquido espeso, de color extraño: del rosa suave al fucsia, y del fucsia al bordeaux. Y por mi cuerpo corre un frío helado hasta la punta de cada extremidad. Acto seguido, llega el dolor, y con él la sensación de que Calvo puso un rayador de queso sobre el cemento donde caí para convertir mi piel suave en un reggianito grumoso y cuajado. Pero miro el piso y está todo rojo, un charco, rojo, todo, en el piso, ... un char.. roj.. en.. u. .. r.. . .. . …

Despierto en una sala blanca, muy blanca. Es mi cumpleaños. En la mesa de luz hay torta que no me animo a probar. La luz es de tubo, me gusta, achica mis ojos. Me pregunto dónde estoy. Decido dejar de fumar y no volver por recintos monopolizados. Y la luz fría y rasante me adormece, otra vez. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

September 16, 2020

September 16, 2020

September 16, 2020

September 8, 2020

September 8, 2020

September 2, 2020

Please reload