• Ian Ghersi Pombo

La belleza de una rata de alcantarilla


Me gusta imaginarme a Matías Tomás saliendo de una alcantarilla, con las medias húmedas y una caja con 1000 dibujos para ver que hace con todo eso. Y fue bastante así. Parece haber cierta ansiedad dando vueltas en la sala, como cuando estas duro en el bosque y no sabés que hacer. Tal vez es por la urgencia evidente de las piezas. Tal vez es porque empezás a acordar de cuando te dormiste en pedo en el bondi, del cruising en el baño de McDonald's, de la vez que tuviste sarna, del olor a naftalina. Entre toda la oscuridad a veces es difícil dejar de querer más porque la oscuridad es hermosa y adictiva y poderosa, es un refugio para raras. Y cuando estamos solos es cuando podemos decir el nombre del fantasma y que el fantasma desaparezca. Afuera de la muestra escuché que alguien gritaba que se estaba por ir a estudiar a la UdK. Me acordé de esa peli del vagabundo que en realidad es millonario. Esta bueno terminar el recorrido con una de las pinturas. Hay unos perros ocupando un territorio pacíficamente. Se ve el cielo y el pasto es verde.

Lo más lindo de zambullirte en la oscuridad es acordarte que a veces el esfuerzo de estar vivo vale la pena.

Matías Tomás en Big Sur

RECENT POST