Táctica Alienista

 

 

Un alienista es una persona que lucha contra el totalitarismo económico-cultural con armas no convencionales, utilizando métodos no convencionales. El Alienista debe ser un buen táctico para compensar el hecho de que las fuerzas alineadas que defienden al totalitarismo-económico cultural son, por naturaleza, muy asimétricas. Las armas del alienista pueden parecer inferiores a las del enemigo, pero desde el punto de vista semántico el alienista tiene una superioridad innegable.

 

La grave limitación impuesta a la conformidad no-económica no-cultural implica que el alienista debe ser constantemente imaginativo y creativo. Los alienistas deben poseer iniciativa, movilidad y decisión, así como versatilidad en la creación de situaciones ventajosas. El deber de los alienistas es actuar, analizar y planificar o improvisar soluciones a cada problema que se presente para la disidencia efectiva. Debe prepararse para golpear rápidamente. Es mejor errar que no hacer nada. El alienista debe saber cómo esconderse y permanecer vigilante. Nunca debe temer al peligro. Nunca debe desanimarse. Ante dificultades casi insuperables, el alienista debe permanecer resistiendo constantemente, estudiando y preparando nuevas tácticas.

 

El trabajo de contra-expropiación se extiende a todos los aspectos de la vida diaria y ofrece al alienista un alcance casi ilimitado para actividades subversivas. Pero estas actividades deben ir acompañadas de una disciplina teórica para que, en lugar de fortalecer al sistema de totalitarismo económico cultural, el alienista logre dañarlo fatalmente. La cuestión básica de la preparación técnica del alienista es saber cómo manipular y contrarrestar –para dañar, inutilizar o destruir– el lenguaje del poder.

 

El arma más efectiva del alienista es la re-apropiación de aquellos elementos fundamentales del discurso totalitario sobre los que es, secretamente, incapaz de ejercer el control. Esta explotación de la ambivalencia radical  expone el principio de debilidad de cualquier sistema totalitario de conocimiento  o desconocimiento, y tiene la capacidad de reducir a la auto-parodia los intentos de contrainsurgencia del enemigo. Las tácticas de los alienistas siempre deben ser de naturaleza ofensiva: la acción defensiva significa la muerte. El análisis perpetuo de las situaciones, simplemente impide la acción y le ofrece al enemigo los mejores medios de preparación. Del mismo modo, el combate abierto y cuerpo a cuerpo, solo puede beneficiar al enemigo.

 

Para tener el mando sobre cualquier situación dada, el alienista debe mantener el elemento sorpresa; conocer el terreno semántico; tener mayor movilidad y velocidad que el enemigo; estar constantemente informado y sembrar confusión. Mantener un grado efectivo de no verificabilidad. Las operaciones siempre tienen un límite de tiempo que no se puede extender demasiado sin aumentar el riesgo de su efectividad. En cada punto, los recursos superiores del enemigo deben ser contrarrestados arrojándolos de nuevo a la incertidumbre de los acontecimientos que se desarrollan, arrebatándoles así la iniciativa.

 

En muchos casos, la subversión efectiva de las fuerzas enemigas puede ser realizada por un solo alienista, paciente, solo y desconocido, que opera en absoluto secreto y a sangre fría.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

April 1, 2020

April 1, 2020

March 25, 2020

March 19, 2020

March 19, 2020

March 19, 2020

March 11, 2020

Please reload