• Daniel Edwin Alva Torres

No tendré internet suficiente esta semana


Un barrio que me recuerda donde están los míos

Quiero mucho a este barrio y a sus vecinos, las señoras ambulantes, sus colores, su alegría a la mañana de los domingos, su música por la noche, sus jóvenes, sus niños,

el romance con la pelota y su lucha,

lucha por la no segregación de los pobladores más humildes, gentrificación, que usa como parte de sus herramientas

el disfraz de una oferta, de arte, para los que no vendrían, porque les da miedo, les parece lejos o les huele mal el riachuelo. ¿Mal? Mal huelen los usos de un atractivo turístico en favor de las inmobiliarias. ¿Miedo?

Miedo da la orgullosa sonrisa del artista marioneta al que si obtiene lo que quiere, no le importan

los hilos, ni la mano que los mueve, aunque

esto lo convierta en sirviente, cómplice silencioso de la separación por estratos; tierra donde se le incendian techo y paredes al que es dueño de recursos nobles, más no cuenta con eso que ellos llaman recursos económicos, y es tratado de usurpador y peligroso. Como dice un poema de una querida amiga, Mariela Gouiric:

"...los chetos, a la larga, son malos".

O como decía Facundo Cabral: "Si los malos supieran qué buen negocio

es ser bueno, serían buenos

aunque sea, por negocio".

Respeto, al que respeto merece.

Mis goles tienen tu nombre

El gol es una consecuencia. ¿Ves?

Escribo el globo, es mi cancha, de inmigrante, si el fuego dibuja el viento, al problema bailale, acaricia a la gorda no la maltrates, local por donde andes.

Cosas que no van a cambiar:

Entre hachazos pedirla, y volver a encarar.

Conmigo la 10, diez motivos son los míos para mantener el frío lejos de sus pies.

Ningún trono, Trinche y Houseman, loco por pescar y repartir el pan,

el poeta de la zurda no trata de ser “el más más”.

¿La mejor versión de vos? Es si haces mejor a los demás.

¿Quién está por él o el equipo? ¿Quién prefiere resultado que camino?

Huérfano de obrero, la pared destruir, egoísmo no tiene lugar aquí, tu juego

ilustra quién eres en el vivir. de Vallejo, Yupanqui, Cruyff al Cholo Sotil.

Ginga, que divulga el alma, de la esclavitud salva, alegría y osadía amagan al hueco en la panza, niños ebrios de esperanza.

Todos lo dias, Campeonato en la Comisaría: Mezquinos sin poesía vs

Cartoneros, contenedor de sabiduría, convierten en belleza tu porquería.

Colla, Chinchay, Anti, Contisuyo. Kintsugi, nunca perdimos el orgullo.

Trotamundos unidos, cual Misaki fluyo, olas contra Hyuga por los suyos, ante el yugo.

En Potreros, solo permanecen verdaderos.

Mis goles tienen dueños,

pa’ mis chiquillos es esto. Decide ¿Pelota o Cuchillo? Sencillos de brillos, roídos de bolsillos, arco de ladrillos.

Colchón de pavimento,

noches mágicas y entre ñeros

alivian sueños rotos

con el mismo pegamento.

A mis hermanos autoeducados: Anthony pronta libertad y Antonio en la eternidad.

RECENT POST