• Russell Edson

Dificultad con un árbol


Una mujer estaba luchando contra un árbol. El árbol había enfurecido por el ataque

y liberando sus raíces la apartó con dos enormes pies de tierra.

-Qué maldición los sentimientos, comentó el árbol.

Todavía los pájaros piaban en su copa.

-Tené cuidado sorete, te me vas a caer encima, gritó la mujer mientras seguía embistiendo.

El árbol batía sus ramas frondosas. La mujer pateaba, mordía.

-¡Dale sorete, matame! ¡Matame o te mato yo!

Su esposo al oir tal conmoción llegó corriendo, llorando:

-¿Cómo que un árbol perdió la paciencia?

-El hacha, el hacha; alcanzame el hacha, gritó la mujer.

Ahhhh, bramó el árbol. Y arrastrándose con sus largas raíces trenzadas, cojeando rítmicamente como un lobo marino, se desplomó.

-¿No deberíamos hablar de esto? preguntó el esposo.

-"...nnno no noo deberíaamos haablar de deeeessto" lo imitó su esposa, burlándose. -¿Qué pasó? preguntó él elevando la voz.

- Mirá inútil, cuando me veas matando algo, fuera lo que fuere,

tenés que razonar que eso también quiso matarme; entendés?

Pero antes de que su esposo pudiera decidir con cuál movimiento continuar,

el árbol los había atravesado tanto a él como a su esposa.

En la agonía la mujer exclamó:

-¿Ahora lo ves?

-¿Qué...? repuso el esposo. Y luego murió.

_

Russel Edson (1973) traducido por Martín Legón.

Imagen de portada: Morir para dar vida. óleo sobre madera. 1965. Calixto Mamaní

RECENT POST