Que el meme no tape el bosque

August 19, 2020

 

 

La designación de Juanqui Lynch como presidente de ArteBa desorientó a muchos en el mundo del arte, casi de la misma manera que Cristina cuando designó a Alberto, pero en este caso, el dedo es medio invisible para muchos, y los personajes incomparables, uno de drama y el otro de comedia. Coleccionista irrelevante, miembro del comité ejecutivo del Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA), se viralizó en las redes su nominación seguida de memes. Para muchos sorprendió su ascenso meteórico, la burocracia glamorosa de arteBA usó un método parecido a la coaptación bolchevique que hacía que un desconocido asumiera un cargo ejecutivo. Así Alec Oxenford, el ex presidente, y Julia Converti, una especie de Julio de Vido del arte, pusieron un día a Juanqui y a Maltide Grobocopatel en el foco de atención y al otro día los fletaron. 

 

Porque está claro que Juanqui es un miembro de segunda de una institución de cuarta al cuadrado (MACBA), que siempre fue discriminada por arteBA a quien nunca la consideró como un proyecto de relevancia ni que tuviera prestigio o posibilidad de crecimiento. En su resumé, se dice que  Juanqui cuenta con una extensa experiencia en estrategia de comunicaciones pero su cuenta personal de IG lo desmiente con un alto nivel de sexismo, misoginia, clasismo, racismo y gordobofia. Fue lyncheado en las redes y privatizó su cuenta para todxs. ¡Julia Converti le quitó el password del Twitter de arteBA al estratega en branding and communication! ¡Y no alcanzó con el curso exprés de lenguaje inclusivo! Los artistas exigieron su destitución y fueron escuchados. Ahora bien, ¿Por qué lo eligieron? No hay que olvidarse de esta pregunta, que en su respuesta quizás haya algunas cuestiones importantes que sacar a luz. 

 

 

                                                                                    Alec y Julia

 

 

Descartada su insignificante trayectoria  y su pésima estrategia visual y discursiva, nos preguntamos  sobre sus saberes en el tema que nos compete, es decir, el arte contemporáneo. Vale la pena destacar el conocimiento del flamante presidente por tres días en su calidad de reportero tiene a Nelson Castro, especialista en medicina griega, como baluarte del periodismo independiente. Juanqui entrevistó hace poco a María Kodama para el canal del MACBA. ¿Qué nos dice alguien que dialogó con quien llevó a juicio a Pablo Katchadjian acusándolo de plagiar El Aleph de Borges? Obra que hubiera deleitado al autor de Pierre Menard, autor del Quijote, pero que no le causó ninguna gracia  a su viuda y heredera. Rapiñera como su interlocutor quien le vende un paquete de fideos a 200 pesos al Ministerio de Desarrollo Social en plena pandemia, y como su vice Matilde que llena las tierras pampeanas con glifosato. ¿Estaba Juanqui desinformado del caso de El Aleph engordado, un texto en el que usaba como base El Aleph, al cual le agregó palabras? ¿Desconoce las prácticas del collage, el apropiacionismo, el citacionismo, la escritura no-creativa? Temas de la facultad de artes de primer año, vamos señor, tilingo, estudie un poquito.

 

Pero no importa porque Juanqui está y estuvo para distraer.  Es puro humo. Y fue un blanco fácil para herir la sensibilidad de lxs artistxs progres de clase media alborotados por los memes retrógrados que tapan el bosque de la lúgubre Fundación y sus negocios. Así el board y el staff permanente pasan desapercibidos como sombras chinas. Los juegos de la ideología derivan la atención del público invirtiendo las relaciones como en una cámara oscura, como la inversión de los objetos al proyectarse sobre la retina responde a su proceso de vida directamente físico. Entonces, en el marco de la teoría de Kellogg, el board al lanzar una iniciativa escandalosa para la moral media (un presidente machista, racista, clasista, racista e ignorante) hace que el adversario (los artistas) focalice, y cuando el adversario focaliza en la indignación moral se abre el juego para lanzar otras iniciativas. Mientras todos están distraídos se esconde lo que realmente se intenta proteger y alcanzar.  Operaciones políticas sobre el humor social que intentan ocultar la trama del asunto, como el enroque en el ajedrez. Los que realmente juegan desde atrás son Julia Converti, también conocida como "la colo", y el ex Presidente Alec Oxenford que no quiere soltar el poder, y no lo dejarán con el nuevo presidente o presidenta, sea quien sea: un ecologista, un vegano, un virólogo, un representante de los pueblos originarios o afro-descendiente.  La burocracia glamorosa resiste mientras la economía se desploma, los casos de Covid19 aumentan y la perspectiva para la escena artística tal cual la conocimos en la última década esté por desaparecer, con un futuro incierto y gente sin ideas manejando el timón del barco del arte. 

 

 

 

                                                                           Alejandro Corres y Aldo Rubino

 

 

El mundo está en crisis, y para cambiar las cosas se necesita decisión y la burocracia glamorosa de ArteBA trabaja para reproducirse. Y no le importa mucho quien esté o no en el cargo. Son cartas que se reparten, figuritas con figuretis. "La Colo", Primera Ministra de la Fundación ArteBA, mueve los hilos porque no podría bancarse a alguien que tome el toro por las astas. ¿Qué habría que hacer? ¿Quién asume las pérdidas? ¿Quién se queda afuera? La contracción del campo del arte deja a muchos desamparados. La aristocracia del arte cotillea en la Rural por Zoom. ¿Puede haber un presidente que no tenga margen de acción? En realidad el presidente de arteBA está  más bien para las ceremonias y protocolo. Así que sin capacidad de decisión, la burocracia  no quería la reforma que Amalia Amoedo tenía que hacer, ni que se cortaran algunas cabezas, es decir, las del tesorero Alejandro Corres (desde 1994 enquistado en la Fundación: una especie de José López) y la Gerenta Generala Julia Converti (desde 2001, la Stalin del arte). Amalia Amodeo puesta a dedo como presidenta, usada y depuesta iba bien con el nuevo espíritu de la época: el feminismo. Pero, estos juegos ideológicos velan que las cuentas no están claras, los números no cierran, el contador no es prolijo en el arte de las aritméticas.

 

Entonces sobre toda la basura contable se monta la novela de arteBA que llega a su clímax cuando Alec Oxenford, el dueño de Internet, que regala sus millas de viaje a los artistas, realiza un golpe palaciego: Amalia Amoedo cae y asume de las sombras un hombre con nombre de fondo buitre que come el cuerpo crudo de la poetisa en las orillas de una playa oriental. La trama de la novela es así:  Alec Oxenford quería seguir manejando la fundación pero como se le había vencido el tiempo para seguir en el cargo de presidente, según lo que estipula el estatuto, eligieron a  Amalia Amoedo  para manejarla, y como ella no quiso, y no le dejaron actuar dio un paso al costado y colorín colorado este cuento recién ha empezado. En fin, prácticas para perpetuarse en el poder que se parecen mucho a los caudillos que ellos detestan, a los Fidel y a los Maduro.  

 

Después del portazo de Amalia salieron algunos trapitos al sol. Cuentas no pagadas y un año sin feria, dólares y pesos, y por supuesto inflación para agregar al cóctel explosivo. Algunos galeristas declararon off the record que "no es cierto que la devolución de la renta de los metros cuadrados de durlock  haya sido total y menos en un escenario económico tan cambiante como el de la Argentina en 2019 y 2020". Hay dudas nuevamente de los números de arteBA. Es interesante resaltar que la declaración de Meridiano sólo aborde temas ideológicos pero que no se haya expedido sobre la cuestión material del asunto. Como ya hemos reiterado varias veces para que quede claro: las cuentas no cierran. 

 

Mientras tanto ArteBA quedó acéfala. Quizás Julia Converti, la verdadera dueña del politburó artístico, tendría que asumir la presidencia y terminar con tanto fantoche.  Ya sabemos como funciona la estructura parecida a la de un “sistema parlamentario”. Los presidentes van y vienen, la burocracia trabaja hace muchos años y no se ajusta un centímetro. Si el barco se inunda, primero se tiran a los artistas por la borda, luego a los galeristas. Solo hay salvavidas para la burocracia  glamorosa que cortará la cinta de la próxima edición de ArteBA por Zoom y el arte podrá sobrevivir en www.obrasderemate.com  Basta de espejitos y figueretis. Ya me cansé de estos tilingos, el único tilingo que me gusta es un pajarito muy lindo que se llama Tilingo Cuellinegro, Pteroglossus Aracari.

 

Hay un coleccionista que hace unos años abandonó la escena y que tiene algo de Juanqui en potencia, es decir, hablamos de quien tenía como ídolo a Bernardo Neustadt y no entendía un pomo de arte, pero que tomando clases con Marcelo Pacheco, y asesorándose  con Jorge Helft y Mauro Herlitzka, al final con mucho esfuerzo aprendió algo. Entre las frases célebres de Ignacio Liprandi hay una que cae perfecto para la mentalidad del politburó de ArteBa: “quiero hablarte de negocios, acabo de armar una fundación, por supuesto, con fines lucro”. 

 

 

 

 

 

 

Entonces: ¿Artefue o Reformaviene? ¿Nueva feria como propone Bruzzone? Como la legendaria Periférica, arte de base (2005-2006), primera feria y encuentro internacional de espacios de arte, sellos discográficos y editoriales gestionados por artistas realizada por  Ana Gallardo, Fernanda Laguna, Gustavo Crivilone, Gustavo López y Florencia Sabá... ¿o una reforma integral de arteBA? Una auditoría de la Fundación arteBA seguida de una renovación completa del board (Jacobo Fiterman dio el primer paso),  que incluya no sólo a coleccionistas sino también artistas que seguramente elegirían a Bruzzone como Presidente... Los artistas a lo largo de la historia se empecinan en enfrentar a los poderes institucionales y discursos acuñados, conscientes de su rol insustituible, creando nuevos horizontes. Cuando nació mi tía ramona en el 2000,* Prior, Cippo, Harte, Passolini, Schiavi, Hasper, Fernández, Marina, Chiachio, Kuropatwa y Lindner se burlaron de arteBA durante dos años consecutivos logrando que sus filosas palabras empujaran a aquel entonces dinosaurio hacia su renovación, y así en el 2002 nació el Barrio Joven… arteBA es una de las tantas instituciones que viven de los artistas y no los representan. Creo que ha llegado la hora para que los artistas asuman su papel histórico nuevamente… esta historia continuará… ✌️

 

 

* Véase ramona revista de artes visuales nº 2, buenos aires, mayo y junio de 2000 y ramona nº 13, buenos aires, junio de 2001.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

RECENT POST

September 16, 2020

September 16, 2020

September 16, 2020

September 8, 2020

September 8, 2020

September 2, 2020

Please reload