top of page
  • Ana Sejmet

El Marqués de Sade y el neoliberalismo


Sade aún no se comprende ni se aprecia en su totalidad, aunque las contingencias históricas en el mundo occidental hacen que su obra sea más inteligible para nosotros ahora que en el pasado. Lo que vemos en sus escritos es un mundo decadente al borde del colapso, un estado de cosas que a alguien le puede parecer familiar.


La decadencia y el libertinaje de su obra solo se vuelven posibles en ciertos períodos históricos, a saber, el del imperio, con una aristocracia tan rica y poderosa que sus deberes de creación y mantenimiento del estado se han subcontratado a empresas privadas o en una burocracia en pleno funcionamiento. Después empieza el trabajo de autoinmolación, principalmente a través del libertinaje sexual y la mutilación, de ellos mismos y de los demás. Por lo tanto, vemos el surgimiento de cultos que implican mutilación, castración, ofrendas sexuales como rito religioso y, por supuesto, pedofilia.


Las clases altas no tienen otra cosa que hacer que explorar los confines más depravados del deseo humano, que es a lo que se refería Baudelaire con su frase “un oasis de horror en un desierto de aburrimiento”. Desafortunadamente o no, este estado de ánimo se apodera de toda la cultura, y hay muy pocas opciones para detener la invasión del malestar.


Esto no es una depravación iniciada por la civilización misma, la condición del hombre en la civilización, como diría Rousseau, ni es una reversión a la barbarie, el resurgimiento o la vuelta a un estado pre-civilizado anterior al establecimiento de leyes e instituciones que impidieron la rapacidad del hombre sobre la depredación del hombre. Más bien, es un regreso a la naturaleza, el regreso de las condiciones superadas hace mucho tiempo por los creadores y mantenedores de la civilización, quienes han abdicado de la responsabilidad de contener la marea de lo que Nietzsche llamó lo dionisíaco.


La violencia sexual representada en Sade no es el libertinaje del exceso de indulgencia o la necesidad de más y más estimulación cuando todo está permitido y al alcance de la mano (aunque esto exacerba el estado de decadencia). Más bien, es el desencadenamiento de las fuerzas dentro de una persona y una clase que fueron mantenidas bajo control por los modales ritualizados, las leyes institucionalizadas y la moral religiosamente codificada.


La depravación en Sade es tan penetrante, extrema y abarcadora porque una vez que se abre la caja de Pandora, todas las fuerzas rugen a la vez en una marea apocalíptica de rápida degeneración. No es coincidencia que Sade sea contemporáneo de la Revolución Francesa y todos sus horrores.


Camille Paglia le da la mayor razón a Sade en que es un sátiro de Rousseau y un ejemplo del lado oscuro de la moneda de la racionalidad y la ilustración. Sade prefigura la voluntad de poder de Nietzsche y su presagio de nihilismo. Una vez más, Sade se adelantó a Nietzsche porque llegó casi 100 años antes, y Alemania no alcanzó el nivel de decadencia que vio Francia hasta después de la muerte de Nietzsche.


Sade tenía razón, no es el “lado oscuro” del hombre en condiciones de opulencia, sino la voluntad de poder desenfrenada. Donde Rousseau quería adorar el poder venidero de la gran madre, que absorbe el orden social en sus senos y útero, Sade sólo desea retratarla en toda su maldad. Mientras Rousseau ruega a la matrona vestida de hombre que lo domine, Sade se ríe de ella lamiendo la sangre de sus dedos sobre el cadáver destripado de un joven. Ese joven, por supuesto, es Francia y toda la civilización occidental.


Para comprender verdaderamente al Marqués, debemos ir más allá de Paglia. Su trabajo simboliza la dinámica sexual establecida por una cultura aburrida y afeminada, sin duda, pero lo que también hace es renunciar a las inclinaciones de la vida real de la élite. Mientras que Shelly y los románticos ingleses solo retratan esto metafóricamente con monstruos y vampiros, Sade te muestra lo que él (un aristócrata) realmente hace.


Ahora, al ver a Manuela Castañeira, Javier Milei, Lousteau o Larreta, entre tantos otros ¿quién puede negar que fue algo más que un profeta?

Comments


RECENT POST
bottom of page