top of page
  • Claudio Golonbek

Elections Are Out Of Joint



What the fuck is out of joint?


Me resultó una interesante coincidencia haber completado la lectura de “Dysphoria mundi” de Paul B. Preciado (PBP) solo unos días antes de los resultados de las elecciones PASO del domingo 13 de agosto. Sin duda, muchas de las ideas desarrolladas por el autor se ajustan con bastante precisión en la ayuda de ensayar una posible explicación de lo ocurrido.


En primer lugar, la palabra rectora de su libro [DYSPHORIA] surge de la hibridación de [DYS] y [PHEREIN] expresando algo así como la dificultad de acarrear, soportar una cargar // sujetar un peso y soportarlo. Por analogía para la psiquiatría, la [disforia] indica un trastorno de ánimo que hace que la vida cotidiana se vuelva inllevable. Su uso en el lenguaje medico comenzó el siglo pasado entre 1923/1924 para describir episodios de epilepsia.


En segundo lugar, el libro desarrolla una profunda y demoledora crítica sobre la estructura global del Capitalismo Petro-Sexo-Racial (nuestro país sería al igual que muchos otros una de las variantes particulares de este sistema) que obviamente en su funcionamiento material genera disforia y que entre sus diversas manifestaciones (sic PBP, pág. 41) se sustenta en un “un gusto por lo tóxico y un placer inherente por la destrucción”. Un hecho subyacente fundamental que da sustento al accionar y a la estrategia de vocación omnisciente de este modelo es el estímulo de la ‘heroína electrónica’ proporcionada por la tecnología, esencialmente un celular que nos acompaña durante todo el día y al que se recurre casi compulsivamente sin necesidad de ninguna coacción, ya que su uso es un comportamiento adictivo. Esta idea que proviene de la lectura de PBP de la obra de William Burroughs.


Adicionalmente, las numerosas situaciones de gravedad vivenciales sucedidas durante la reciente pandemia -con sus aún impredecibles secuelas- es otra parte sustancial de la explicación del fenómeno en cuestión.


Es claro que aún sin recurrir a una tesis filosófica tan actual y potente como la de Preciado, una lectura más ‘clásica’ sobre esta cuestión también admite fundamentos explicativos tradicionales: económicos (alta inflación), sociológicos (anomia) y políticos (crisis de los partidos) hechos que en conjunto permiten desde otra visión dar cuenta de la emergencia de figuras disruptivas. En nuestra particular coyuntura local, poner el foco del debate en el nombre de esa figura, es sin duda subestimar la situación general subyacente dado que son las condiciones generadas durante décadas las que construyen el ‘sujeto’ social e individual que las expresa en especial cuando las formas políticas tradicionales atrasan.


Social classes are out of joint!!!


Así es posible observar que en el presente mundo social real de nuestro país se ha forjado una ‘extraña alianza’ entre jóvenes (principalmente varones menores de 30 años según dicen los analistas) que son en una parte (menor) los hijos de ricos o de la clase media alta, con los muy mayoritariamente hijos de los innumerables sectores pauperizados no metropolitanos. Es público que el caso más notorio de disforia electoral ocurrió en la salitral y montañosa ciudad de San Antonio de los Cobre (Provincia de Salta) donde Javier Milei tuvo el 63% de los votos, su porcentaje más alto a nivel nacional. O sea, sucede una impensable convergencia entre quienes no necesitan para sobrevivir en su cotidianeidad del actual entramado social-económico y los que ya hace tiempo casi no les sirve el modelo ya colapsado del ‘Estado Benefactor’. Estos grupos sociales, interactúan bajo la categoría llana de “gente” que se vinculan entre sí de manera directa sin mediaciones a través de las redes sociales. Unas semanas atrás y también luego del evento comicial, un lúcido politólogo experto en campañas electorales de la región (Jaime Durán Barba) señaló que esa percepción de ‘enojo’ que comunica el newcomer produce una real emoción entre sus votantes y además expresa el ‘fastidio’ social como ya lo han hecho otros ‘outsiders’ que apuestan a la denominada ‘polarización afectiva’ fenómeno que viene ocurriendo desde hace tiempo en América Latina. La política y las elecciones se han convertido en espacio de sentimientos, más que de decisiones racionales.


Next future is out of joint?


Mirando en perspectiva el tema de las implicancias de la disrupción, no está demás señalar todo lo que esconde o declara abiertamente la emergente fuerza electoral, “La Libertad Avanza”, que representa intereses económicos oscuros e intrincados, que incluye en su discurso apuestas ideológicas ‘negacionistas’ y además aspirar a dar lugar a complejos replanteos sobre las cuestiones de género que se buscan contener. Asimismo, sus ideas rectoras sobre la economía son muy simples de transmitir (por ejemplo ‘dolarizar’, ‘cerrar en Banco Central) pero el problema es que sin duda resultaran en su intento de concreción, abiertamente ‘inconsistentes’ con los objetivos de esos desafiantes votantes que van en busca de concretas aspiraciones de mejoras en sus condiciones de vida.


Aun así, esta convergencia coyuntural entre ‘híbridos’ sociales resulta por el momento una sólida base para postular desde un lugar político no convencional ideas de cambio. La inconsistencia que señalo estará planteada no sólo para sus votantes, sino para el conjunto de la sociedad porque los próximos resultados electorales pueden otorgar -por lo menos temporalmente- cuotas de poder significativas a una cosmovisión del funcionamiento social profundamente individualista que muy seguramente se usara mezquinamente y puede desencadenar complejas situaciones económicas y sociales. Sin embargo, esto tampoco resultaría una novedad en este país. El experimento Menemista de la década del noventa tuvo una cierta similitud de objetivos y no fracaso en muchas de sus propuestas ideológicas y económicas.


El pasado 13 de agosto un importante sector la sociedad argentina no eligió el camino de los mudras políticos disidentes -en los términos con que define esa idea PBP- para romper con el estatus quo político, sino que optó por arriesgarse con una acción que pese a su exasperada declamación disfórica se parece mucho más a una posible ampliación del espacio ideológico y económico del ‘Neoliberal cibernético’ en otra referencia a un concepto desarrollado por el filósofo.


Asimismo, entiendo con auténtica convicción que no se debe criticar en abstracto la opción elegida por algo más de 7 millones de personas. Ante el hecho ya ocurrido, mucha gente expresa que es necesaria una discusión política más profunda de nuestro cercano destino. Bienvenido ese camino y creo que desde esa idea se debe encarar un amplio debate que debería alimentarse con novedosas ideas para que no sea uno simplemente orientado a la búsqueda de sustitutos similares.

-El libro es “Dysphoria Mundi”, Paul B. Preciado, Anagrama, Barcelona (2022).

-La citación a William Shakespeare “The time is out of joint” que articula casi todo el libro de PBP corresponde a la escena quinta del acto primero de la obra Hamlet (1601/1602).




Comments


RECENT POST
bottom of page