• Roberto Amigo

FEDERICO LANZI



“El estado místico es de breve duración y de por sí, inefable”apunta Giuseppe Tucci en el ensayo Apología del taoísmo. ¿Es posible pensar la obra de Federico Lanzi como la búsqueda de ese instante místico? La cita al célebre orientalista italiano se justifica porque es factible apuntar en ella la idea de belleza como manifestación de la energía, donde el acto de pintura es iluminación (aquí, desde un concepto extendido de pintura que incluye la creación digital). En ocasiones los colores surgen dominantes, si radicalizan lacapacidad de estimular sensaciones siempre conservan la armonía de las correlaciones. En este sentido, cuando Lanzicita a las vanguardias abstractas de comienzos del siglo pasado no se trata solo de aceptar un repertorio de formas sino también de pensar las búsquedas espiritualistas en el arte que implican la mirada hacia Oriente, desde las thankas tibetanas a la pintura china y japonesa. Sin embargo, debe advertirse la diferencia de que las vanguardias proyectaban su función en un tiempo histórico, del que carece el arte contemporáneo en su proyección inmediata. Por otra parte tanto el colorismo en el gran formato como el soporte negro favorecen el ejercicio contemplativo del objeto fulgurado.


Dos cualidades pueden asociarse con tradiciones compositivas orientales: el fluir de las formas sobre una superficie plana y el espacio vacío como elemento primordial. En el arte chino, según François Cheng, el vacío es una relación abierta de reciprocidad entre el sujeto y el mundo objetivo, que transforma el tiempo vivido en espacio viviente. Así, en lasimágenes creadas por Lanzi no hay fragmentación sino representación de la totalidad. El abandono de la figuración de su obra temprana –muchas de ellas basadas en fotografías- en parte impelido por dominar el espacio desde el muro, puede también pensarse desde la no preminencia del individuo sobrela naturaleza, una matriz sustantiva para el arte abstracto. Sin embargo, los límites clásicos entre figuración y abstracción se diluyen porque lo predominante es la mutación, que confunde las formas orgánicas con la autonomía de lo creado sobre la superficie por el artista. El uso del negro potencia la idea del vacío donde se opera las transformaciones, como en la obra que se exhibe del 2019: el deseo de no representar el aspecto exterior del mundo sino su aliento primordial. El espectador al percibir la plenitud del vacío ingresa a la dinámica del flujo, en sus puestas más logradas se diluye el límite físico entre el objeto y el sujeto por el estímulo sensorial.


Quizás las vasijas de cerámica, su obra más reciente, surgende la necesidad de habitar desde el volumen ese “espacioviviente”. Al optar por vasijas de formas antiguas, de terminación negra con figuras resueltas en oro, diseñadas de modo pleno o lineal, incorpora una sugestión temporal Es decir, que Lanzi propone otra percepción desde la materialidad y la forma que remiten al pasado histórico, más cuando utiliza una factura legible como primitiva para la realización de las figuras. Por otra parte, las vasijas no intentan establecer la defensa de lo artesanal frente al mundo tecnológico. Se trata de una concepción espacio-temporal, en este sentido toma distancia del paradigma moral del hacer manual. El título de las cerámicas es Nibiru, el cuerpo celeste asociado con Marduk, el dios babilónico. Las escenas pintadas en las vasijas remiten a las leyendas, que atraviesa la cultura popular, de Nibiru como un astro no visible en continuotránsito, que cruza las órbitas de los planetas del sistema solardesde más allá de Neptuno, hasta su colisión próxima con la Tierra. En Nibiru se entremezclan el mito de la creación con el apocalipsis, el origen de la civilización con el fin de los tiempos.


MUESTRA PUENTE

Fondo Nacional de las Artes, Noviembre 2021.

Curadora: Manuela López Anaya

Textos de sala: Roberto Amigo

LA PORTLAND es una plataforma de arte contemporáneo entrerriano.





RECENT POST