top of page
  • Felix Carrasco Pavón

Los Rugbiers y el Sadismo


Los días del estudiante, los upd (último primer día, el primer día de cursada de los de 5to año) y demás feriados, los colegios de capital se juntan a la madrugada en parque chacabuco a cachondear y tomar droga. Una vez que fuimos con mis amigues, a las tres de la mañana, todo él mundo tuvo que salir corriendo porque de repente habían empezado a tirar cientos de botellazos al aire (los famosos botellazos de parque chacabuco), mucha gente, incluyendo amigues, salió sangrando porque les había explotado un botellazo (de vidrio) en la cabeza. Otra vez que fuimos llovió, yo estaba en ojotas y termine en el barro; me resbale porque las 500 personas que estábamos ahí tuvimos que escapar tipo estampida fuera del parque porque en el medio se estaban agarrando a fakazos, cuando ya estábamos lejos, con mis amigos, vimos como del otro lado de avenida asamblea cuatro chicos lo mataban a piñas a otro contra una esquina. Antes de parque chacabuco, las fiestas se hacían en el rosedal de palermo, pero se dejaron de hacer ahí cuando la policía empezó a echarnos a las dos de la mañana porque todas las noches habían piñas y quilombo, una vez, vi como molian a palos a un pibito y lo tiraban entre cinco al lago. No hace falta aclarar que nada de esto nunca jamás salió en la tele, ni ninguno de los protagonistas de estos hechos va a pasar toda su vida en la cárcel, seguramente estudien una carrera, tengan hijxs y todos sus amigos se rian cuando en una cena cuenten la anecdota de cuando tiraron a un wachin al lago del rosedal.


Que ahora a toda la sociedad le parezca que lo de los rugbiers que mataron a Fernando Baez Soza es un crimen atroz, bestial, sin precedentes, shockeante y conmocionante, sorprende. Sorprende porque, hasta yo que soy un pichi, sé que en cualquier boliche la mitad de la gente (para ser justos particularmente los hombres cis) están a la espera de cualquier mínimo rose para poder justificar una pelea en la que demostrar que se la re bancan y se re paran de manos, la mitad de la gente, no alguno que otro, la mitad de la gente. ¿Cómo puede ser que todo el país odie a los rugbiers cuando la mitad del país es como los rugbiers? todxs lo saben y si algunx se hace el que no que vaya a un country, a la salida de alguno de esos colegios privados aspiracionales de villa crespo o a cualquier boliche x y se va a dar cuenta, si vas a la playa ni te cuento, ¿estoy diciendo que cualquiera más o menos cheto blanco que usa malla con palmeritas podría haber sido tranquilamente el que hubiera matado a Fernando?, sí. Generalizo porque es cierto, la realidad es que ese gran sector del país con el que todos hemos tenido el enorme desagrado de haber tenido que cruzarnos, desde los terratenientes mafiosos y sus hijos impunes que salen a los boliches más chetos de mdq hasta esa clase media conservadora que va mucho al gimnasio, son todxs potenciales homicidas, no hagamos como que no, si, son miembros normales e integrados de la sociedad que es infinitamente probable que nunca no maten nadie, pero podria hacerlo perfectamente, ¿justo los ocho rugbiers que eran mejores amigos casualmente eran a la vez todos psicópatas sádicos irrecuperables? o sera que eran ocho chicos normales en un contexto donde la normalidad es agresión (entre los hombres, los chetos, los deportistas: la normalidad es agresion). No es que los ocho rugbiers son chacales amorales enfermos lo que, implicaría, son una excepción a de donde vienen, son hijos sanos de su clase social, del patriarcado y de la cultura de la muerte; la gente como ellos es toda así de violenta, que ahora, desde su barrio privado, se hagan los desentendidos y pidan perpetua por Fernando, es lógico, se quieren desligar de su responsabilidad, pero la culpa de la muerte de Fernando es mil veces mas de ellos que de los rugbiers que lo patearon, o al menos eso debería pensar la gente de izquierda.


¿Es de izquierda pedir que alguien vaya a pasar todo el resto de su vida en una cárcel?, si a los estudiantes de izquierda nos parece justa la cadena perpetua, ¿Que tiene que hacer Patricia Bullrich para no quedarse atrás?, quizá pedir la pena de muerte por ahogamiento. El centro de estudiantes de mi secundaria posteo una historia con la foto de Fernando Baez Soza y la frase "JUSTICIA ES PERPETUA", lo mismo que repiten los periodistas de tn, por lo menos algo debería hacerles ruido. Quizá es simplista reducir la realidad a "todo lo que diga clarin yo pienso lo contrario" (que por un lado sí), pero quizá los que se sientan progresistas o de izquierda aunque sea deberían preguntarse si estará bien estar militando lo mismo que la nación. ¿Quién modifico el código penal para extender la cadena perpetua y complicar la obtención de la libertad condicional? El macrismo en 2017 a través de la ley Nº 27.374 en el contexto de su política de represión, mano dura y neoblumbergismo. Pero no hay que hablar de leyes para sospechar que no es progresista pedir que el aparato represivo del estado reduzca la vida de un ser humano a un régimen penitenciario eterno sin posibilidad de reinserción. Que en mi colegio público progre porteño donde Foucalt y Althuser son lo más light que se da en las aulas, el centro de estudiantes pida cadena perpetua habla de, lo boluda que es la gente, me surge eso, sería más justo culpar a la penetración del bombardeo informativo coordinado de los medios de comunicación de derecha sobre la juventud pero a mí honestamente solo me surge pensar en lo boluda que es la gente.


El placer de castigar, el sadismo, el goce de patear a alguien que está en el piso; síntomas que ahora todxs hablan pero no son nuevos, existieron siempre, síntomas del fascismo. La sociedad argentina, que sintoniza todo el día la tele para escuchar como a los rugbiers que mataron a Fernando Baez Soza se los van a cojer matar y abusar en un penal en el que se van a pudrir todo el resto de su vida comiendo gusanos y durmiendo entre cucarachas, es fascista. La sociedad argentina, sádica y fascista, goza viendo como los medios hegemónicos patean a ocho personas que ya están en el piso, que ya están condenadas, de las que todxs ya están en contra y sin posibilidad ninguna de redención. Si la sociedad argentina fuese progresista, aunque sea ligeramente, trataría de buscar la responsabilidad en el sistema político y económico cuyas estructuras sociales permiten que los hechos como el del caso de Fernando Baez Soza sigan sucediendo, como es fascista sin embargo, prefiere comer pochoclo y quedarse tranquila viendo cómo se condena a ocho personas a cadena perpetua, como si eso cambiara algo, como si eso hiciera que dejaran de haber peleas en los boliches que, sorpresa, siguieron habiendo y seguiran habiendo, incluso después de la condena, por más que esta sea una cadena perpetua doscientas cadenas perpetuas o el desmembramiento público en una plaza vía cuatro caballos atados a cada extremidad. La sociedad argentina se quedara contenta cuando el juez pegue el martillazo y termine virtualmente con la vida de los acusados, como si eso hiciera que la violencia arraigada a las diferencias de clase, raciales y al creciente consumo de drogas por parte de una juventud deprimida en medio de una crisis de salud mental por culpa de las falencias del neoliberalismo se resolvieran, como si eso hiciera que todos los rugbiers del país ahora fueran a adoptar un gatito y a convertirse en monjas, spoiler: no va a ocurrir. La sociedad argentina, fascista, patea a los que están en el piso, nunca a los que están de pie, nunca a los que controlan los medios hegemónicos, la sociedad argentina mira los medios hegemónicos y se masturba cuando escucha que hay un grupo de personas que encarnan todo el mal, que no son humanos sino animales psicópatas perversos, la sociedad argentina, violenta e inmoral como cualquier otra sociedad fascista, purga su propia culpa condenando a un sujeto moralmente inferior que ellos, y así se queda tranquila, y la gente sigue muriendo, pero eso está bien, porque los Fernandos son necesarios para que existan los rugbiers y los rugbiers son necesarios para que la gente mire el televisor y diga "que hijos de puta", expiando así sus propios pecados, eso sí, los "hijos de puta" que salgan en la tele nunca van a ser policías que hayan asesinado a un villero en gatillo fácil, o nadie que represente ningún poder real, en esos casos la sociedad argentina si mostrara su faceta más humanista, garantista, empática, y católica.


Comments


RECENT POST
bottom of page