• Nina Kovensky & Daniel Leber

PARA MI QUE



Para mí que las muestras son como livings compartidos y abiertos, donde se vivencian encuentros y charlas, donde se descansa del mundo y se lo piensa.

Para mí que la pintura es un diálogo, una conversación en lenguaje de señas que viaja en el tiempo y no tiene idioma. O tal vez la pintura es un idioma que no tiene reglas y aún así, logra convertirse en genuino lenguaje.

Para mí que este momento es especial, desde la Tierra vemos que se alinean los planetas y eso nos destartala. Estamos recalculando la inercia de cada movimiento, su costo, su sabor. Volviéndonos a encontrar, valorando cada gesto y nutriéndonos de ellos. Para mí es una muestra para respirar todo eso, el fruto de amistades añejadas de tanto conversar que propician un clima, una comunidad, un airecito, un perfume rico. Es también una muestra que celebra la supervivencia temporal a las catástrofes y que todavía haya lugares refugios. La ambientación vegetal, la vereda y el sol son elementos que parecieran funcionar como catalizadores de la resina espiritual que compone estas pinturas. Un catalizador que más que endurecerlas, las vivifica y agita sus partículas. . Para mí esa obra de Nacif que reúne las palabras “miedo control enfermedad apocalipsis y obediencia” logra vibrar la crisis existencial a la que nos exponemos. Es una pintura homeopática, una pequeña dosis del veneno que nos afecta y podría curarnos. Para mí que Nacif intenta descomponer cada partícula del presente y pensarlo a través del conocimiento esotérico codificado en mitos y símbolos de diversas tradiciones. Para mí que Barilaro, con la gracia de un malabarista, logra combinar lo liviano y lo profundo. Hace convivir la imagen de una postal caribeña con la de una instantánea silenciosa de un palmar urbano. Si Barilaro no va a la selva, la selva va a Barilaro. Para mí que sus pinturas compensan las de Nacif, como un ying yang y su lógica complementaria, uno dibuja fuego, el otro cielo con nubes. Para mí que las pinturas de Bohtlingk son la cara optimista de este momento. La geometría como estructura de ceremonias y ritos que toman la naturaleza como soporte elevador. Cómo vibra ese bermellón!!! Qué valioso es hacer tribu, permitirse compartir en un contexto de paranoia y aislamiento progresivos. Las plantas se mezclan como en cualquier pantano y desdibujan las aristas del ambiente-local transformándolo en pulmón fresco. Ellas son ofrenda y espectadoras al mismo tiempo. El trío, que también establece dualidades articuladas a partir de una bisagra, nos hace pensar lo dinámico y juguetón del conjunto de obras. En vez de sacarse chispas se sacan brotes de tanto coexistir. Es tan acogedor que parece hecho sin esfuerzo. Para mí que estos tres artistas son de los que creen en el poder de la belleza, su capacidad armonizadora, algo raro en una época tarada de tanta obsesión con la fealdad.


Para mí que la existencia no puede ser siquiera medida por los parámetros del progreso, ese mito que no termina de dejarse al desnudo en su falsedad. La muestra un poco lo refleja: se puede estar peor en muchas cosas pero en otras tantas mejor. Así como hay planos de nuestra vidas que se vienen a pique o dejan de tener sentido, aparecen también espacios que sin querer queriendo incitan al fogón. El elemento humano viene a pegárseles cual musgo indicando la pureza del aire.

PARA MI de Florencia Bohtlingk, Javier Barilaro y Nicolas Dominguez Nacif. PM Galería de Arte. Dr. Belaustegui 388, CABA. Del 25 de Noviembre al 16 de diciembre. 2020 Foto: Nicolás Dominguez Nacif, control, acuarela sobre papel, 64x50 cm, 2020

RECENT POST