• Francisco Lemus

Rosa Archivo 4: Actualmente todo termina siendo domesticado



Rosa Archivo, al cuidado de Francisco Lemus


Referencia: Hernán Ameijeiras, “Actualmente todo termina siendo domesticado”, La Maga, Secc. Artes Visuales, 9 noviembre de 1994, p. 11. Entrevista a Alicia Herrero, Ana López y Cristina Schiavi.


Actualmente todo termina siendo domesticado

Entrevista a Alicia Herrero, Ana López y Cristina Schiavi.


Hernán Ameijeiras


“Por ahí, la primera lectura que se puede hacer de la muestra es que lo doméstico tiene que ver con la casa y la casa tiene que ver con la mujer, pero yo creo que, más que nada, se trata de una reflexión sobre la condición humana; los padecimientos son generales –afirma Herrero–. Yo me pregunto: ‘¿Realmente existe un lenguaje femenino?’, y mi manera de averiguarlo es ponerlo en obra. Además, los elementos que, como mujer, me acompañan a lo largo de mi vida son los que más conozco”. Schiavi señala que su búsqueda es intuitiva. “Yo me manejo por imágenes”, dice, y agrega que “por ahí está un poco la bronca de no entrar en determinado molde de lo femenino, porque yo no sé ni hacer una torta”.


–Herrero, usted hablaba de la existencia o no de un lenguaje femenino. ¿Qué piensa de esto?


Alicia Herrero: Se da, por ejemplo, con el tema de los materiales, que los vas descubriendo y pensás que algo se puede hacer con ellos, más allá de que cumplan su función clásica. De alguna manera, hay una relación de amor-odio con ese espacio doméstico: por un lado, me permitió generar una historia que conformó mi hijo; por el otro, también sentí el legado atávico.


–El tornar arte esos elementos domésticos ¿los jerarquiza?


Herrero: Que tomes un elemento y lo trabajes de tal manera que produzca emoción es una forma de jerarquizarlo.

Cristina schiavi: Si los ponés en un primer plano los estás jerarquizado. Por otra parte, nosotras somos mujeres y eso se nota en la obra, como también se nota cuando la obra es de un hombre. Lo que sucede es que lo del hombre se considera universal y lo de la mujer, no. Es decir, es universal en tanto se parezca a lo del hombre.

Ana López: Hasta ahora yo trabajaba con hierro, y lo que sentía era que hacía una escultura que era de hombre, y el medio le daba valor a eso porque pesaba 200 kilos y yo era flaquita y cortaba; parecía un herrero. Pero hubo un momento en que sentí la necesidad de ver lo débil puesto ahí, necesité hablar de lo que no podía, y salieron estas obras.


– ¿Creen que en la plástica existe una mirada sexista?


Schiavi: Sí, existe. Las mujeres deberían unirse como hicieron los gay, para defender sus derechos. Lo que se ve es que las mujeres no ocupan tantos espacios, y eso ¿es porque no son capaces?


– Si se analiza, por ejemplo, la historia del arte o de la literatura, se ve que las mujeres que han quedado registradas son muy pocas. ¿Esto hay que atribuirlo a alguna teoría conspirativa, a que el hombre frena el avance de la mujer?


Herrero: Actualmente hay una feminización de la cultura, porque hay una decadencia de los cánones racionalistas y positivistas. Se habló de pensamiento débil, y fueron los hombres los que salieron con esto. El mundo y el hombre están en crisis y, por lo tanto, es necesario revisar muchísimas cosas que hasta ahora eran cánones que venían de pensamientos verticales masculinos. Sin embargo, hay mujeres, como Margaret Thatcher, que están comprometidas con ese pensamiento, pero también hay hombres comprometidos con este otro pensamiento, con esta actitud de estar abiertos y de no ver ya por sexo sino por el valor de lo que se produce.

Schiavi: Yo me pregunto por qué en los salones de países desarrollados se establece que tiene que haber un 50 por ciento de hombres y un 50 por ciento de mujeres. Yo creo que el hombre sigue siendo el dominante, pero nosotras no queremos hacer un alegato.


–La idea es tender puentes, no cortarlos y fortificarse de su propio lado.


Herrero: Claro. No es contra el sexo masculino, es una cuestión ética, porque significa poner en evidencia una ideología que se da en todas partes.



Mejores que el otro


–Por un lado, ustedes pretenden ocupar un espacio de igualdad; por el otro trabajan con elementos domésticos que, probablemente puedan acotar su campo de acción.


Schiavi: Los elementos con los que trabajamos tienen cierta carga, pero no creo que limiten, pues abren un nuevo panorama.

Herrero: Además es una época de domesticación, en la que vos estás en tu casa, prendés la televisión y el hecho más trascendente –una guerra, a un asesinato– termina siendo banalizado; en este tiempo todo termina siendo un elemento doméstico


–Ustedes, al igual que muchos otros artistas, han optado por trabajar con sus historias personales. ¿Por qué ocurre esto?


López: A mí se me hace necesario, no podría hablar de otra cosa en este momento.


– ¿No sienten que en cada historia personal siempre hay algo universal?


López: Ahí se vuelve universal, porque el universo está lleno de individuos con historias personales. Creo que, anteriormente a esta movida de fin de siglo, por ejemplo en los 60, los artistas necesitaban mostrar que era mejores que el otro; hoy, en cambio, es lo mejor de mí, no necesito morfarme a nadie para mostrar lo mejor de mí, y lo mejor del otro no me morfa a mí.

Herrero: El arte siempre muestra historias personales. En mi caso, creo que en este momento está el hecho de despojarte de legados y del deber ser, que por ahí te obligaban a tratar determinada temática. Y creo que las cosas aparecen igual por más que no te propongas trabajar concretamente con lo político o con lo social. Respecto de las historias personales, creo que con tantas muestras y hechos plásticos tal vez esté la necesidad de encontrar al individuo, ver quién está detrás de ese producto, porque si no todo se convierte rápidamente en cosa.




Imágenes


(1) Afiche de la exposición Violaciones domésticas, Espacio Giesso, Buenos Aires, noviembre de 1994. Archivo Cristina Schiavi.

(2) Cristina Schiavi, Sin título, 1994.

(3) Ana López, Corte y confusión, 1994.

(4) Alicia Herrero, Pobre pero limpita, 1994. Detalle de la instalación.


#EspiralAños90 edición especial de textos críticos sobre los años 90s

editado por Francisco Lemus y Mario Scorzelli

Rosa Archivo 1: Hernán Ameijeiras "La única posibilidad del arte es la evasión". Entrevista a Marcelo Pombo, Omar Schiliro, Alfredo Londaibere y Jorge Gumier Maier. 7 de julio de 1993, La Maga. pp. 40-41


Rosa Archivo 2: Jorge Gumier Maier "Marcelo Pombo". Texto publicado en la hoja de la exposición Marcelo Pombo. Producción 88-89, Galería del Centro Cultural Rojas, Buenos Aires, del 3 al 18 de octubre de 1989.


Rosa Archivo 3: Hernán Ameijeiras "El arte político es para meter dedos en el culo de la gente". Miércoles 16 de junio de 1993, La Maga.



RECENT POST